La mitad de los salteños, en consonancia con lo que ocurre en el país, es sedentaria, es decir que hace poco ejercicio físico, con lo cual puede aumentar el riesgo de problemas de salud, especialmente aumento de peso y padecimientos cardiovasculares. Así lo aseguró a El Tribuno el médico deportólogo salteño Ramón Albeza, quien salió primero en la terna para reemplazar a Hugo Sarmiento Villa como titular del hospital San Bernardo.
"Este es uno de los principales factores de riesgo, es la madre de una endemia o pandemia mundial que es el síndrome metabólico, cuya base es la unión de la obesidad con la diabetes, lípidos altos e hipertensión, a lo que hay que sumar carga genética y otros factores", explicó el especialista, quien a modo de resumen destacó que "casi van a la par el aumento del sedentarismo con el aumento de la obesidad y de la hipertensión".
El profesional cree que hay que insistir con campañas de concientización sobre los riesgos del sedentarismo. Y, sobre esa idea, planteó como ejemplo la posibilidad de limitar la cantidad de autos que llegan hasta el corazón del microcentro salteño y, como consecuencia, que sean cada vez más las personas que llegan caminando hasta la plaza 9 de Julio. No obstante, Albeza destacó que "aquello es una parte de la población, porque también está la otra mitad que quiere moverse, que hace alguna actividad y eso se nota. Se ve en las ciclovías, en los espacios abiertos. Chicos y chicas y no tan chicos, corren, caminan, andan en bici". El especialista agregó que "evidentemente, hay mucha gente que tiene conciencia de que hay que abandonar el sedentarismo. Ahora, hay que instruir sobre cómo y dónde. Creo que hay que trabajar sobre este punto para no mezclar todo por un solo lugar porque son objetivos diferentes que persigue cada cual". Sostuvo luego que "generar el hábito del no sedentarismo es un importante primer paso. Un paso que hay que dar, aunque cueste al principio hasta que se haga hábito saludable y recomendable. Ahora, para hablar de entrenamiento ( de fuerza, resistencia o flexibilidad) hay que pensar en lugares adecuados. Inclusive, gente que haga un entrenamiento inadecuado es dañino más que beneficioso. Hay que evaluar cada una de las capacidades. Hay que ver cómo redistribuimos esto. Que tanto el que pasea el perro como el que sale a correr o el que anda en bici se muevan tranquilos sin molestar a los demás". El medico calificó de "formidable" el hábito de vida saludable. Es sacar a la persona del sedentarismo y que empiece a moverse, "pero hay que saber qué busca esa persona cuando empieza a moverse, hay que ver adónde se hace la actividad física. Deberíamos tener lugares donde cada uno pueda desarrollar su actividad de modo seguro y tranquilo".
"Creo que el entrenamiento tiene sus principios. Hay un volumen y una intensidad para lograr adaptación del cuerpo porque con el entrenamiento lo que uno busca es volverlo más resistente, más apto. Y tiene sus principios de cantidad e intensidad", sostuvo. Una cosa es que alguien haga una actividad física para no ser sedentario, para gastar calorías, bajar peso, y otra cosas es hacer un entrenamiento técnico.
La bici es un vehículo
Albeza consideró "muy bueno que la gente aproveche los espacios abiertos, las ciclovías, pero a veces puede resultar peligroso cuando uno camina y por el mismo espacio, aparecen las bicicletas a alta velocidad". "La bici es un vehículo y como tal puede producir accidentes. Por eso creo que no deberían compartir el mismo espacio. El que camina o corre no anda mirando para atrás para ver si viene o no una bici", sostuvo. Y agregó: "Muchas veces, uno se cruza con alguna persona débil de físico o de poca edad a la que se le puede escapar el animal y morder a cualquiera. Este es otro detalle para tener en cuenta cuando uno sale a caminar por cualquier lugar", puntualizó el médico.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


patricia hidalgo
patricia hidalgo · Hace 9 meses

Porque no dispongo de tiempo debido a mi carga horaria .


Se está leyendo ahora