*

Solo quedarían 200 ejemplares de yaguareté en todo el país
Son muchos los esfuerzos que desde el Estado y diversas ONG se realizan para garantizar la subsistencia del yaguareté. Según estimaciones, solo quedarían unos 200 ejemplares en el país. Se distribuyen en tres grandes áreas: las yungas, la región chaqueña y Misiones.
Los factores que pusieron en estado crítico a esta especie son diversos, pero la cacería es una de las principales amenazas, ya sea a mano de los cazadores furtivos, como de los ganaderos que crían sus animales a monte abierto.
El biólogo Gustavo Marás, becario doctoral del Conicet y miembro del programa Jaguars in the fringe, explicó a El Tribuno que parte de la solución reside en concientizar a las comunidades sobre nuevas formas de manejo del ganado bovino. "El Dr. Pablo Perovic junto a otros profesionales promovieron, por ejemplo, la construcción de grandes corrales con boyeros, es decir, con cercos electrificados en la zona del Baritú. De esta manera se capacita a los originarios en un manejo seguro del ganado que protege sus animales y al yaguareté", contó Marás.
Hoy solo se puede encontrar al yaguareté en Misiones, norte y este de Salta, este de Jujuy, noreste de Santiago del Estero, Chaco y Formosa
El yaguareté habita en tres grandes regiones. Las yungas, que incluye parte de la geografía salteña, pasando por Los Toldos, Isla de Caña, Santa Victoria, Iruya, Orán, Tartagal y toca también Calilegua (Jujuy), entre otros puntos. La región chaqueña, la más crítica para la supervivencia de la especie, se extiende en Formosa, parte de Salta, Jujuy, Santiago del Estero, Tucumán y Chaco. Y por último la selva misionera.
Mejorar las condiciones que aleje a estos felinos de la situación crítica por la que atraviesa es todo un desafío. A la cacería, como amenaza, se le suma el avance de la frontera agrícola ganadera, la expansión de las áreas urbanas y también factores biológicos: es una especie de baja reproducción. "Las hembras tienen una o dos crías cada dos años", contó el biólogo local.
A fines del siglo XIX el yaguareté se hallaba en amplios sectores del país, desde el norte hasta el río Colorado, pero a principios del siglo pasado fueron muertos los últimos ejemplares de la pampa húmeda.
Desde 2013 se realizan intensas tareas para conocer en profundidad la realidad poblacional del yaguareté. Los trabajos son coordinados por el Dr. Pablo Perovic, de la Delegación NOA de la Administración de Parques Nacionales; en forma conjunta con la Secretaría de Ambiente de Salta y biólogos voluntarios. "Se suman profesionales de Italia, Inglaterra y de varias provincias argentinas. Todos trabajamos por la supervivencia de esta especie emblemática en el país. También lo hacen entidades internacionales", explicó Marás.
"Las regiones son muy amplias y hay que sectorizarlas. Hay zonas inaccesibles, por lo que hay que caminar mucho para llegar a los puntos de estudio, cargando pesadas mochilas. En algunas oportunidades caminamos hasta 12 días. En el lugar se montan cámaras y se realizan las tareas técnicas", explicó el biólogo. Los sitios se marcan con GPS, se buscan rastros o presas dejadas por el yaguareté. Las cámaras fotografían a los individuos en los senderos que frecuentan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...