Tras once horas de tensión al máximo, el conflicto de la UTA finalmente llegó a su fin y lo hizo de la mejor manera. Sin heridos, ni incidentes. No obstante, las 32 personas involucradas en la toma de la sede gremial quedaron detenidas y fueron acusadas de secuestro extorsivo.
Según relata el comunicado enviado por la Policía de la Provincia, la sede de la UTA fue tomada a partir de las 8.51 por un grupo de hombres vinculados al gremio que exigían la destitución del actual Secretario General del sindicato.
Ante la toma del edificio, los causantes desalojaron a los empleados administrativos y secuestraron a Jorge Flores, secretario General de la UTA; Mario López, secretario de Acción Social; y Miguel Razguido, secretario de Cultura y Deportes.
Mirá la galería del conflicto de la UTA

En el caso intervino el Fiscal Penal Nº 6, Horacio Córdoba, quien por considerar que el hecho se trataba de un "secuestro con fines extorsivos", delito de carácter federal, solicitó al Juez de Garantías Nº2, Ignacio Colombo, la declaración de incompetencia de la Justicia Provincial.
A las 15.45, las personas fueron liberadas, mientras que los autores de la toma permanecieron en el edificio hasta las 19.34, momento en que desalojaron el lugar, ante el inminente ingreso policial.
Finalmente, el Juzgado de Garantías Nº 2 hizo lugar al pedido del Fiscal, y la causa quedó a cargo del juez Federal Nº 2, Miguel Antonio Medina, quien libró la orden de detención para las 32 personas que mantuvieron secuestrados a los tres delegados gremiales, y tomaron el edificio del sindicato, en San Luis 555.​

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora