En la mañana de ayer un joven de 28 años fue detenido luego de ser sorprendido en el interior de un auto en la vía pública. El hecho ocurrió alrededor de las 3.50, en calle Bolivia al 30 de Tartagal. Efectivos se desplazaron al lugar y se entrevistaron con un hombre de 38 años, quien sostuvo que al escuchar el ladrido de sus perros salió de su domicilio y se encontró con el ladrón en el interior del rodado marca Ford color blanco.
Al percatarse de la situación, salió de inmediato a la vía público, en tanto el ladrón huyó corriendo del lugar. Personal policial realizó un patrullaje en la zona y logró ubicar a un muchacho de 28 años, quien fue trasladado para su revisión médica primero y luego hacia la dependencia policial a los fines de ser puesto a disposición de la Justicia.
Si no hubiera sido por los perros que alertaron de la situación, el ladrón habría perpetrado el robo.

Hermanos fueron condenados

Eran conocidos en el ambiente delictivo en la zona sudeste. La Sala IV del Tribunal de Juicio condenó en juicio abreviado a los hermanos Pablo y Elvio Figueroa por diversos delitos cometidos en la zona sudeste de la ciudad. Los acusados confesaron los hechos y aceptaron las responsabilidades penales, en consecuencia se les fijó una pena de 11 años de prisión efectiva para Pablo Figueroa por homicidio simple y robo calificado por el uso de arma de fuego y para su hermano, Elvio Figueroa, una pena de 6 años de prisión efectiva por robo simple y robo calificado. Al primero se le atribuye el homicidio de Andrés Lezcano, a quien le disparó con un arma de fuego en la zona abdominal en barrio Santa Ana y robo simple en perjuicio de una mujer que compraba en una feria de la zona sudeste. A Elvio se lo condenó por dos hechos de robo simple y uno de robo calificado, todos perpetrados en la zona sudeste.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia