Según publicó el sitio Telediario, el animal ingresó al establecimiento junto a su dueño cuando éste debió ser intervenido quirúrgicamente por un problema de salud. Días después, el hombre falleció. Sin saberlo, Pirata, el perrito, espera que su amo abra la puerta de la habitación 404 donde estuvo internado.
Trabajadores del centro de salud indicaron que duerme apostado sobre la puerta de la habitación y recorre los pasillos del cuarto piso. Si bien intentaron en muchas ocasiones retirar al perro de las instalaciones, Pirata vuelve una y otra vez en busca de su amo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora