A casi cinco años de la desaparición de María Cash, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación elevó a 700 mil pesos la recompensa por datos sobre su paradero. La joven tenía 29 años en agosto de de 2011 cuando desapareció mientras viajaba por el norte del país y su padre, Juan Cash, murió mientras la buscaba. Mientras que el paradero de la mujer continuaba inmerso en un completo misterio, la recompensa "quienes sin haber intervenido en el hecho delictual del que podría haber sido objeto, brinden datos útiles que sirvan para dar con el paradero" de María Cash, pasó de los originales 200 mil pesos, a los 400 mil a partir de 2013 y a los 700 mil en la última resolución. Al justificar la decisión en la resolución publicada en el Boletín Oficial, se señala que "en atención al tiempo transcurrido sin haberse obtenido ningún dato concreto que sirva para dar con el paradero de la nombrada se torna indispensable incrementar el monto ofrecido como recompensa". Las personas que puedan aportar información en torno al caso deben comunicarse al teléfono 5300 4020, del Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas. Al justificar la decisión en la resolución publicada en el Boletín Oficial, se señala que "en atención al tiempo transcurrido sin haberse obtenido ningún dato concreto que sirva para dar con el paradero de la nombrada se torna indispensable incrementar el monto ofrecido como recompensa".
Comunicarse al teléfono 53004020
Las personas que puedan aportar información en torno al caso deben comunicarse al teléfono 5300 4020, del Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas. María Cash desapareció tras partir el 4 de julio de 2011 desde la terminal de Retiro hacia la provincia de Jujuy, para dirigirse a la casa de un amigo. Lo último que se sabe con certeza es que varios kilómetros antes, en la ciudad salteña de Rosario de la Frontera, bajó del ómnibus porque se sentía "incómoda", según revelaron sus familiares. Posteriormente, se comprobó que hizo dedo al menos a una camioneta y a un camión, que la transportaron en primer lugar hacia el este y luego al sur, en dirección a Santiago del Estero, en medio de un extraño periplo. El último contacto de la joven con sus allegados se concretó el 8 de julio del mismo año, por mail. Durante siete meses, fue la justicia provincial salteña la que llevó la causa principal, aunque a pedido de la familia también tomó intervención la jueza federal porteña María Servini de Cubría. En abril de 2014 falleció Federico Cash, padre de María, en un accidente de tránsito en la provincia de La Pampa, a donde había ido siguiendo posibles pistas sobre el paradero de su hija.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora