Sin dudas, la negociación paritaria en el interior de la provincia será complicada. César Molina, titular de Ademus, aseguró que "en los municipios del interior va a ser complicado. Algunos intendentes ya están diciendo que no les va a alcanzar la plata para aumentos".
"Ellos tienen un básico de entre 2.000 y 3.000 pesos, por lo que el 6% en negro significa un aumento de apenas 200 pesos", dijo el sindicalista, de un gremio de municipales capitalinos.
Desde ATE calculan que en el interior hay más de 6.000 trabajadores en las comunas, por lo que son esa cantidad de familias las que están en riesgo.
"La Provincia tiene que tener en cuenta que la situación de un trabajador del interior y uno de capital no es la misma. Ellos dan un aumento, pero no tienen en cuenta nada", señaló Martín Domínguez, secretario adjunto de ATE.
El gremialista dijo que no tiene el mismo precio la canasta familiar en Capital, en Cerrillos, La Poma o Iruya. "En el interior, un kilo de azúcar puede costar hasta 25 pesos. Allí te cobran el transporte. En la Capital el mismo producto puede estar a 11 pesos. Las autoridades provinciales no están viendo las necesidades del interior", señaló.

La disputa en Capital

El viernes pasado el gremio Ademus se reunió con el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Salta, Luis María García Salado. Fue el primer capítulo de lo que se vislumbra como una dura negociación. La Municipalidad de Salta tiene más de 5.000 empleados.
A principios de año la comuna solo negoció con el gremio UTM, por ser el único que tiene personería. Ahora la mesa de diálogo se hará más amplia.
"Nosotros pedimos aumentos en la antigüedad, reclamamos la recategorización de los trabajadores y queremos que algunos compañeros, que están en condiciones, pasen a planta", señaló César Molina, de Ademus.
El gremialista hizo alusión al 6% que otorgaría el municipio, siguiendo la pauta salarial que manejó la Provincia.
"El 6 por ciento solo y en negro no nos alcanza para nada y tampoco nos satisface. Pedimos que haya aumentos en los adicionales, como el presentismo", señaló. Molina dijo que el básico de un municipal no llega ni a los 5.000 pesos, por lo que el aumento no representa ni 600 pesos.
En la negociación paritaria de la primera mitad del año no se tuvo en cuenta un incremento de la antigüedad. Este punto se transformó en clave para Ademus. "Si no aumentan la antigüedad, nuestro básico sigue bajo y cualquier incremento salarial queda corto. Pedimos que aumenten la antigüedad, si no haremos asambleas con los compañeros", dijo Molina.
Tras las paritarias se negociará un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo para los municipales capitalinos, ya que el anterior fue invalidado por la Justicia Federal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora