Lo que había sido un proyecto que apuntaba a disminuir las necesidades habitacionales de los más necesitados, ante el desmanejo y falta de controles se convirtió en una "pesadilla" para Hebe de Bonafini.
La dirigente social está acusada de haber recibido y administrado desde la Asociación Madres de Plaza de Mayo, entre 2008 y 2011, fondos del Gobierno que no fueron trasladados a los trabajadores que prestaron sus servicios en el programa de construcción de viviendas "Sueños Compartidos" (ver infografía).
El documento de la AGI, presentado en febrero de 2014, desnudó no solo la ruta del dinero, que derivó en desvíos millonarios de fondos públicos, sino también las responsabilidades que les correspondieron al Ministerio de Planificación y a los mandatarios que recibieron las obras por falta de control.
El informe de la AGN, que los auditores oficialistas y opositores aprobaron por unanimidad, pusieron la lupa tanto en la ejecución de las viviendas y su calidad técnica -solo se terminaron 822 de las 4.800 prometidas- como en el manejo de los fondos públicos destinados al programa, una inversión de casi 1.300 millones de pesos.
La auditoría también pone el acento en las provincias donde tendría que haberse desarrollado el plan. En ese sentido, Leandro Despouy argumentó: "A través de la fundación se canalizaron fondos públicos por cifras siderales y no hubo ningún tipo de control por parte de las autoridades nacionales y provinciales, que tenían la obligación de hacerlo".
Cabe destacar que las viviendas del programa Sueños Compartidos auditadas por la AGN fueron emplazadas en Chaco (cuando era gobernador Jorge Capitanich), en los municipios bonaerenses de Tigre y Ezeiza (territorios de Sergio Massa y Alejandro Granados, respectivamente) y en la Capital (Mauricio Macri).
Un dato llamativo que se desprende del informe de la AGN es que en el 76,92% de los casos el valor del metro cuadrado de las viviendas de Sueños Compartidos superó el costo del programa Techo Digno, que es el que ejecutó el Gobierno por medio de la Secretaría de Vivienda.
En esta semana está previsto que declare Hebe de Bonafini, aunque todavía se desconoce la fecha.
El juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, a cargo de la causa, señaló que todavía no fijó fecha para la indagatoria a la presidenta de Madres de Plaza de Mayo y aseguró que no avanzó con el arresto de la dirigente buscando evitar una posible "situación violenta".
El magistrado informó que ahora "va a haber que cumplir con la indagatoria", pero que "todavía no tiene fecha" y precisó: "Se decía que el lunes (por mañana) iba a ser indagada, pero hay que hacer un análisis sobre el pedido que ella formula, solicitando que la indagatoria se cumpla en (la sede de) Madres y en función de ese análisis vamos a fijar la fecha", destacó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora