En marzo pasado un grupo de vecinos de San José de Metán pusieron en marcha la denominada heladera social para brindar comida a los carenciados; y ante la abundante necesidad que descubrieron entre sus vecinos, pronto implementaron también el desayuno social y habilitaron luego un ropero comunitario, todo lo cual funciona con un inusitado éxito y da muestras claras de la crisis que se vive en el interior.
La heladera social es una iniciativa solidaria que nació en Tucumán y que ya se implementa en varias provincias, pensando siempre en los más necesitados.
En Metán funciona desde marzo pasado, de lunes a lunes, en la calle Tucumán Oeste 277, en la puerta de la casa del comerciante solidario, Rubén Suárez.
"La heladera social está funcionando bien con mucha solidaridad de vecinos, comerciantes e instituciones de nuestra ciudad que colaboran. Actualmente son unas 30 las personas que reciben alimentos en forma diaria", dijo Suárez a El Tribuno.
"Había muchos beneficiarios más, pero hicimos un relevamiento y se está entregando a los que realmente necesitan", agregó el comerciante.
El objetivo específico es mejorar el acceso a personas en situación de necesidad de los excedentes alimentarios existentes en las casas, a través de la colocación de un refrigerador en la vía pública, con libre acceso a las personas carentes de recursos, pero que efectivamente se sepa o demuestren que realmente necesitan de esa ayuda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia