Tres empleados del municipio de la ciudad de Tartagal fueron suspendidos y se les inició una sumario administrativo que podría concluir en sus despidos.
El procedimiento se realizó después de la trágica muerte de un planillero, que cayó al vacío mientras podaba un árbol.
Juan José Justiniano prestaba servicios durante la semana para el municipio de Tartagal como personal eventual.
Sin embargo, el sábado pasado, un empleado de planta permanente del municipio lo buscó en su domicilio para que realizara un trabajo en forma particular.
Pero para hacerlo, el empleado habría retirado herramientas y elementos de trabajo de una caseta que el municipio tiene sobre el paseo Packam.
Posteriormente, ambos hombres se dirigieron hacia el domicilio de otro empleado municipal, donde se dispusieron a podar un árbol añejo.
La fatalidad hizo que Justiniano, a pesar de su experiencia en este tipo de tareas, perdiera pie y se desplomara de una altura de 8 metros con la motosierra en su mano. El trabajador falleció casi en el acto.
El intendente de Tartagal, Sergio Leavy, lamentó el fallecimiento de Justiniano y manifestó que se tomarán las medidas que correspondan con las personas involucradas, tanto con el propietario del lote donde la víctima se encontraba realizando la poda como con el encargado de cuidar y mantener a resguardo los materiales de trabajo pertenecientes al municipio.
"El sumario administrativo se hizo extensivo al empleado municipal que llevó al planillero a hacer ese tipo de trabajos y que retiró herramientas y maquinarias del municipio, que finalmente también resultó como damnificado por las maniobras de estos obreros", manifestó Leavy.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora