Un surfer que competía en Hawaii, Estados Unidos, se llevó el susto de su vida tras caer desde la cresta de una ola de más de 12 metros en la playa Jaws, al norte de la isla de Maui.
El fotógrafo y surfer Bruno Lemos fue uno de los tantos espectadores que logró capturar el momento en que el veterano del surf Tom Dosland logró llegar a la cresta de la ola sólo para precipitarse en caída libre hacia el mar.
"Parecía un monstruo marino que salía del océano justo en mi camino", comentó Dosland al sitio SurferMag. El experimentado competidor decidió animarse de todos modos, pero el viento le tiró tanta agua en los ojos que no fue posible mirar por dónde se estaba metiendo.
"Sólo podía ver con un ojo de manera parcial, así que avanzaba instintivamente. Después pude abrir bien los ojos y vi en lo que me había metido", contó el surfer. Apenas se percató de lo que iba a pasar, él mismo se tiró al agua, pero tardó algunos minutos en sumergirse.
"Fue como saltar de un acantilado. Ahí fue cuando mi correa se estiró del todo y me dio vuelta. Caí de cabeza. Fue como una golpiza, como un accidente de auto. Quedé aturdido y me olvidé de activar mi chaleco salvavidas. Después reaccioné y logré salir a flote", relató.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora