SusanaTrimarco, madre de Marita Verón, a quien busca desde el 3 de abril de 2002 -cuando se convirtió en un ícono de la lucha contra la trata de personas- envió hoy un abrazo "con respeto y admiración a todas las mujeres que pelean por la justicia", con motivo de la conmemoración el Día Internacional de la Mujer.
"Se enojaron conmigo cuando yo mostraba la complicidad entre las bandas de la trata, el poder político, la justicia y la policía. Esa complicidad hizo que pasaran 14 años y aún yo no obtuviera una respuesta. Esto es lo que hay que cambiar", sostuvo la mujer reconocida por su lucha.
Trimarco recordó durante una entrevista con Radio Télam que "hay muchas mujeres que perdieron sus hijos". "Yo les digo que no bajen los brazos, que sigan buscando justicia y peleando por sus derechos", aseguró.
La luchadora, que preside la Fundación María de los Ángeles, organización que asiste y contiene a las jóvenes que logran ser rescatadas de las redes de trata, se preguntó: "¿Cómo puede haber personas que someten a otras personas? No lo puedo entender. Es triste que esto nos siga ocurriendo".
Consideró inconcebible que "haya jueces contaminados, que se vendan por dinero y transen con estas bandas de traficantes de armas, drogas y tratantes de personas".
"Creo que hay que apoyar al nuevo Gobierno, pero si Cambiemos dice que hay que cambiar cosas, creo que esto es lo que hay que cambiar", explicó.
"No puedo creer que esto siga pasando, que haya miles de chicas en esta situación y que cuando uno señale esta complicidad, en vez de avergonzarse, los que tienen poder para cambiar las cosas se enojen. Nunca me voy a cansar de golpear puertas y de buscar justicia", concluyó Trimarco.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 8 meses

es un Imposible .....la Corrupcion .......e Impunidad ....van de la mano mientras el Poder Politico -Narco esten juntos sera un Imposible........el Poder es Gran COMPLICE.........IMPOSIBLE ES CAMINNAR EN CONTRA DE LA CORRIENTE


Se está leyendo ahora