Los productores tabacaleros aseguran que si los caudales proporcionados por el Fondo Especial del Tabaco (FET) no se retardan, la próxima campaña será óptima. Confirmaron, además, que la llegada de esos dineros se está normalizando luego de una demora inicial, tras el recambio de gobierno.
"Es necesario que la transferencia de recursos se haga en tiempo y forma", expresó Esteban Amat, presidente de la Cámara del Tabaco provincial. El titular detalló que están dispuestos a recibir todos los controles necesarios para que se transparente el FET, pero que no pueden padecer dilaciones.
El 80% de la producción tabacalera se exporta y Salta es uno de los principales enclaves. Según datos del Indec, la incidencia de dicha actividad en la economía local es cardinal: el tabaco es el producto que más se exporta.
A nivel nacional, según remarcaron ante este medio algunos referentes regionales del sector, se emplean más de 600 mil trabajadores, solo teniendo en cuenta el tramo agropecuario de la cadena productiva.
En Salta se emplea gran porcentaje de esos 600 mil, dijeron, aunque no especificaron el número exacto.
Ante las denuncias sindicales sobre despidos, voceros de la Cooperativa de Productores de Tabaco (Coprotab) reconocieron que se ofreció retiros voluntarios porque se necesita achicar los gastos. Detallaron que, hasta el momento, unos 150 trabajadores se acogieron a esa opción y que es probable que otros tantos terminen por acceder. Negaron despidos o suspensiones y añadieron se redujeron las plantas de personal por jubilaciones.
"Uno de los principales costos de la producción es la mano de obra, representa el 63 de los costos totales", afirmó Germán Martos, uno de los principales referentes de la cooperativa de tabacaleros salteña.
De las siete provincias que cuentan con esa producción, Salta, Jujuy y Misiones son las que cuentan con mayor volumen de cosecha. En la última campaña, las siete provincias totalizaron 96 millones de kilogramos, de los cuales 30 provinieron de los dos lugares del noroeste. Misiones, no obstante, es el de mayor cantidad de kilos cosechados.
Las siete provincias que explotan la actividad tabacalera se completan con Chaco, Corrientes, Catamarca y Tucumán. Es decir, se trata de una producción netamente centralizada en el norte del país, abarcando tanto al NOA como al NEA.
En Catamarca y Tucumán se produce el tipo de tabaco burley, al igual que en Misiones, adonde también se realiza tabaco criollo. Corrientes también produce de este último, mientras que Chaco, Salta y Jujuy se ocupan del Virginia.
Lo cierto es que la producción en Chaco es muy menor si se la compara con las provincias del NOA. Además de los tiempos del FET, los productores tabacaleros expresan dos grandes preocupaciones que van en detrimento de sus intereses: el régimen legal y la proliferación de los cigarrillos ingresados al país de contrabando.
En cuanto a lo primero, consideran que los tratados internacionales sobre la materia, tendientes a combatir el consumo de tabaco, están a favor de las economías internacionales y en contra del resguardo de los empresarios vernáculos. Coincidieron en hacerse eco de los imperativos al respecto que impone la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero a través de legislaciones nacionales que contemplen la realidad de los productores.
Dentro de la misma preocupación, la del régimen regulatorio del sector, entienden que tiene una esquema tributario que los presiona en demasía. "En todo el mundo, la solución ante desequilibrios económicos fue subir los precios no aumentar la carga tributaria de los productores", apuntó Miriam Juárez, diputada nacional de la UCR por Catamarca, quien preside la comisión de Economías y Desarrollo Regional.
Sobre el ingreso de cigarrillos de contrabando, los productores requirieron que se incrementen los controles en todos los tramos de distribución.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora