Con optimismo, aunque con menos superficie plantada, los tabacaleros salteños enfrentan la campaña 2015/16, que en estos momentos transita la etapa de trasplante.
El sector acarrea aún las consecuencias negativas de una cosecha anterior complicada, afectada fundamentalmente por factores climáticos que se tradujeron en una baja calidad y un escaso rinde. Sobre este tema, Héctor Rupnik, presidente de la Cooperativa del Tabaco de Salta, en diálogo con El Tribuno, dijo que tiene la esperanza de que este año "las cosas salgan mejor".
"La campaña anterior estuvo signada por cuestiones climáticas, con tormentas de granizo que afectaron a grandes áreas plantadas, problemas de plagas como la del ácaro y también con la aparición de amarillamiento, aunque esto último se dio en casos puntuales. Sin duda este conjunto de factores jugó en contra del resultado final de la cosecha", explicó Rupnik.
Incrementos salariales
Sobre el incremento del 29% en la escala salarial de los trabajadores del sector, acordada a mediados de octubre y dada a conocer por el Ministerio de Trabajo de la Nación a fines de ese mes, Germán Martos, gerente de la Cámara del Tabaco de Salta, dijo que se trata de un punto muy importante que deben enfrentar, si se tiene en cuenta que la mano de obra representa un 63% en la estructura del costo de este tipo de producción.
Sin embargo aclaró que la magnitud de dicho incremento estaba previsto en los costos y se encuentra dentro de los cánones en los que se manejan. "Las exigencias en un principio eran mucho mayores, pero logramos consensuar una escala favorable para el obrero y que pueda solventar el productor", puntualizó Martos.
El incremento se completará en tres etapas, distribuidas en las remuneraciones de octubre, noviembre y diciembre.
La etapa de trasplante en Salta ronda el 80% a la fecha, viene algo retardada pero se estima que culminará la última semana de este mes.
En cuanto a superficie cultivada en la presente campaña, desde la Cámara de Tabaco informaron que alcanzará unas 17.000 hectáreas, lo que representa una merma del 10,5% respecto de la anterior que fue de 19.000 hectáreas, aproximadamente.
"Esta situación se da, entre otras cosas, porque el productor apuntará a mejorar los niveles de eficiencia en la productividad. Es decir, alcanzar más kilos por hectárea, retrotrayendo en algunos casos las superficies cultivadas", indicó Martos a El Tribuno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora