Tres hombres talaron 216 ejemplares arbóreos de lenga y guindo, desde el 20 de abril al 15 de julio de 2005, tras ingresar en forma clandestina al Parque Nacional Tierra del Fuego. Serán llevados a juicio por el daño ambiental producido. Eran empleados de la empresa Patagonia Spirit S.A. -el maestro mayor de obras, un responsable y el agrimensor- que buscaban abrir un camino para abastecer un emprendimiento turístico que instalarían en las costas del Canal de Beagle.
La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Juan Carlos Gemignani, Gustavo Hornos y Mariano Hernán Borinsky, declaró inadmisibles los recursos extraordinarios presentados contra un fallo que revocó la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.
Ese fallo había concedido la suspensión del juicio a prueba a tres imputados acusados como coautores de los delitos de daño agravado en concurso ideal con usurpación, éste último en grado de tentativa.
La Sala IV entendió que, en razón de la gravedad del hecho, resultaba "aconsejable la realización del debate oral y público para determinar la participación y responsabilidad que pudiera corresponderle a los imputados".
Los jueces hicieron lugar al recurso interpuesto por la Administración de Parques Nacionales y, por segunda vez, dejó sin efecto la probation, al considerar que la recuperación natural y exitosa del área y los mejores ofrecimientos que efectuaron los imputados en concepto de reparación del daño y cantidad de horas de tareas comunitarias, no disminuyen la gravedad del hecho por el "daño ecológico provocado".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora