La ONU deploró "pérdidas civiles aterradoras" en Irak, donde murieron casi 19.000 civiles en los últimos dos años, de acuerdo con un informe difundido en Ginebra.
Entre el 1 de enero de 2014 y el 31 de octubre de 2015 murieron 18.802 civiles y 36.245 resultaron heridos, indicó la ONU en un informe sobre el "grave" impacto del conflicto iraquí entre la población civil.
En ese período, unos 3,2 millones de personas fueron desplazadas, entre ellos un millón de niños, indicó el informe de la ONU, que advierte que las cifras podrían incluso ser mayores.
El documento califica de "asombroso" el número de muertes civiles y detalla los asesinatos cometidos por el grupo extremista Estado Islámico (EI), entre ellos, tiroteos, decapitaciones, aplastamiento con maquinaria, quemar a gente viva o empujarla desde edificios.
Se cree que la milicia radical retiene a aproximadamente 3.500 personas, la mayoría mujeres y niños de la minoría yazidí del país, como cautivos o esclavos, señala el informe.
El Estado Islámico tomó el control de zonas del norte y el oeste de Irak en el verano de 2014 llevando al país a su peor crisis política y de seguridad desde la retirada de las tropas estadounidenses en 2011.
Sospechas de genocidio
Las violaciones cometidas por el EI en Irak constituyen un "posible genocidio", según este informe: "El EI continúa cometiendo de forma sistemática y generalizada violaciones y abusos de la ley humanitaria internacional y de la ley internacional de derechos humanos. Estos actos, pueden suponer, en algunos casos, crímenes de guerra, contra la Humanidad y posible genocidio", se indica en el texto.
En teleconferencia desde Bagdad, el director de Derechos Humanos de la Unami, Francesco Motta, explicó las razones por las cuales puede sospecharse la posibilidad de un genocidio.
"Se ha podido demostrar la intención de acabar totalmente o parcialmente con comunidades enteras, incluyendo a los yazidíes", afirmó Motta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora