Si todo sale como se prevé, el año 2017 marcará un antes y un después para Tartagal porque comenzará la primera etapa de la construcción del Complejo Cultural de Tartagal (CCT) ubicado frente a la parroquia La Purísima y la plaza General San Martín, en uno de los predios de mayor valor económico y que hasta hace un par de meses estaba envuelto en un litigio judicial.
Tras varios años de idas y vueltas, Valentín Torres, ocupante del lugar donde por años funcionó una cervecería, acató la orden judicial del Juzgado Civil y Comercial de la capital y finalmente dejó el lugar.
Para facilitar su retiro, el municipio está colaborando con el traslado y desarmando algunas construcciones precarias que todavía permanecen en pie, pero solo por unos días.
Durante 5 años, la Provincia enfrentó un litigio porque los ocupantes pretendían hacer valer sus derechos de usucapión (prescripción adquisitiva, conocida más como propiedad veinteañal).
Luego de una serie de apelaciones presentada por el abogado patrocinante de los ocupantes, la Justicia le dio la razón al Estado provincial, pero sobre todo a los tartagalenses: el predio es estatal porque la donación, que realizó hace más de 8 décadas el pionero Humberto Milanessi, tenía como cargo que fuera destinado a un centro cultural o educativo. De hecho, en ese lugar funcionó la primera escuela de Tartagal que, con los años, pasó a ser la Escuela de Frontera Manuel Belgrano.

La ocupación

No obstante el destino del predio, hace unos 25 años el lugar fue ocupado por una chopería, muy populares en la década del 80, se instaló una calesita y juegos infantiles. Tres años atrás, el propietario de la calesita, que durante 8 años la explotó comercialmente, decidió dejar el lugar luego de ser notificado por la Justicia.
El otro ocupante no adoptó la misma actitud, lo que provocó un perjuicio impensado: en 2012 no pudo iniciarse la primera etapa de la construcción de la Casa de la Cultura prevista dentro del Fondo de la Reparación Histórica para los departamentos del norte.

El centro cultural

El intendente de Tartagal, Sergio Leavy, explicó que "ese predio le cambiará la cara al centro de Tartagal y con fondos del BID se construirá un museo étnico donde quedarán representadas todas las expresiones culturales de los pueblos ancestrales que habitan el norte de Salta. La obra tiene un presupuesto de 2 millones de dólares y los llamados a licitación correrán por parte de la Provincia. Pero también en ese mismo lugar se levantará el Centro Cultural de Tartagal, que tiene por el momento un presupuesto de 10 millones de pesos y que estaba contemplado dentro del Fondo de Reparación Histórica".
La obra incluida en ese fondo tenía el presupuesto mencionado, pero por la negativa del ocupante de retirarse e iniciar litigios en el ámbito civil y comercial, además de apelar, "solo provocó más retraso en los trabajos. Pasados 5 años se necesita mucho más que 10 millones de pesos para la obra que, al ser nominal, debe concretarse indefectiblemente para dar cumplimiento a la ley que autorizaba el Fondo de Reparación Histórica", agregó Leavy.
El intendente estimó que "en ese centro cultural se invertirán alrededor de 50 millones de pesos lo que significará un adelanto muy grande para Tartagal y la concreción de una obra que lleva años en el anhelo de los tartagalenses".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Hector Felix Alvarenga
Hector Felix Alvarenga · Hace 1 mes

lo que hace falta en tartagal,es una pileta municipal,donde pueda ir cualquier vecino,sin tener que hacerse socio de ningun club u otra cosa!!!!!

luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

tendran que haber un muyyyyyyy buen controlador/es

luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

YO CREO QUE HABRA MUUUUUUUUUUUUUUCHO CHOREO SINO SE CONTROLA BIEN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Se está leyendo ahora