En pareja pero solos. Solos e impedidos de poder comunicarse, con hijos que cubren vacíos y luego son descartados. Esa es la realidad que un grupo de profesionales de la Escuela de Orientación Lacaniana le describieron a El Tribuno, sobre cómo se ven y viven algunos en la actualidad.
Los licenciados en psicología Gustavo Stiglitz, Susana Amado y Silvia Ons fueron algunos de los profesionales que disertaron en las XI Jornadas regionales de los Centro de Investigación y Docencia del NOA "Soledades y parejas. Luces y sombras". Estas jornadas fueron organizadas por el Instituto Oscar Massotta, institución dedicada al psicoanálisis con sede en varias provincias. En esta ocasión se realizaron las jornadas de la región del noroeste. Del evento participaron profesionales de Jujuy, Salta, Tucumán y Santiago del Estero.
"Es fundamental abordar el tema de la soledad y la pareja, porque se ha convertido en el gran tema de consulta de los pacientes", destacó Gustavo Stiglitz, licenciado en psicología.
"Muchas personas llegan al consultorio por los padecimientos que tienen para poder armar una pareja y, lo que también se pudo verificar son los problemas aun estando en pareja. Están acompañados pero están solos de distintas maneras. Estás solo pero estás tan acompañado por algo con lo que te hacés acompañar, porque no podés estar en pareja con alguien", detalló Stiglitz.
"Muchas veces viven con la idea de que el otro los complete. Con los imperativos sociales de que se tiene que vivir feliz todo el tiempo, que hay que vivir intensamente. Entonces, pretenden que el otro -la pareja- responda a esos ideales sociales. Ahí es que se hace difícil la relación con el otro", aseguró al licenciada Silvia Ons.
Los especialistas coincidieron en que las parejas están cada vez menos tiempo juntas. Lejos quedó aquello de los abuelos de cumplir 20 años juntos.
"Se pretende demasiado del otro, con lo cual la intolerancia es cada vez mayor. Frente a eso aparecen cuestiones que tienen que ver con nuestra clínica, que tienen que ver con frecuencia de la toxicomanía, en relación a esos imperativos de felicidad permanente. Por otro lado, la frecuencia que tiene la pornografía en el mundo actual", detalló Silvia Ons.
Susana Amado expresó que las personas están en la constante búsqueda de la libertad absoluta. "Y la verdad es que no hay tal cosa posible", dijo.
La vida tiene picos de felicidad
Freud plantea que la felicidad es episódica, que es parcial. El imperativo de la felicidad permanente va en contra de la felicidad. "Es lo que deja más solos a los sujetos, con mayores padecimientos, en búsqueda de ese imposible", dijo Oms. Durante las jornadas se analizó el impacto de la tecnología en las relaciones y en las satisfacciones que genera en soledad.
Ser feliz estando solo
Según las estimaciones realizadas por los profesionales, en la actualidad la búsqueda de la felicidad se está dando en soledad. "De hecho, la tendencia del uso de la pornografía, que son escenas absolutamente solitarias, brindan una satisfacción extrema. Con todo lo que le provee la tecnología", afirmó Oms.
Stiglitz fue mucho más específico y afirmó que estas situaciones de soledad se están presentando en las mujeres y en la franja de edad donde se les está venciendo el reloj biológico. "Los ideales de la época fueron cambiando. Hoy se busca tener hijos, tenés esto, tener lo otro", aseguró el especialista. La pornografía, que también es una adicción, se suma a otras, a la que también se suma la toxicomanía.

Maternidad

En la actualidad y por distintas razones la maternidad se postergó. Las mujeres deciden tener hijos pasados los 40. y mucho de esto viene de la mano de la ciencia. Pasados estos tiempos, los profesionales aseguraron que el tema de tener un niño se vuelve un imperativo más de la sociedad actual.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora