Los trabajadores petroleros de la Patagonia "no tienen dudas" que la estatal YPF despedirá a 2.000 operarios próximamente por la forma en que está siendo conducida por el Gobierno. Así lo sostuvo Guillermo Pereyra, el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa.
Pereyra señaló que el plan de la empresa es comenzar con la reducción de personal en Neuquén, la segunda provincia productora de hidrocarburos de la Argentina, por lo que despedirá allí a unos 2.000 trabajadores y luego la medida podría extenderse a otras jurisdicciones.
YPF, la petrolera que conduce Miguel Galuccio en la órbita del ministerio de Energía y Minería que preside el exShell Juan José Aranguren, cuenta con operaciones de exploración, producción y refinación de petróleo en Neuquén, Santa Cruz, Chubut, Mendoza y Buenos Aires. Las operaciones de la empresa venían siendo impulsada por el Estado nacional durante el gobierno de Cristina Kirchner con subsidios y la firma obtuvo créditos internacionales y acuerdos de inversión externa, pero la crisis el precio del crudo en el mundo parece haber llevado a la gestión de Mauricio Macri a replantear la situación.
"Las empresas contratistas de YPF ya no dan más. Ya está en una situación de quiebra. Pagan los salarios y no pueden pagar los aportes", dijo Pereyra en declaraciones a Radio 10 sobre la crisis que atraviesa el sector hidrocarburífero. De todas maneras, Pereyra adjudicó a las decisiones que se tomaron sobre la compañía parte de la responsabilidad por los despidos que se producirían en los próximos días en la provincia del Neuquén.
YPF había informado el jueves que la producción total de hidrocarburos registró en 2015 un crecimiento del 3% respecto del año anterior: la generación de petróleo subió un 2,1%, mientras las de gas sumó un 4,1%. Según datos oficiales de la compañía consultados por NA, la producción de petróleo en Neuquén creció 18,5% entre 2013, 2014 y 2015 y la de gas un 7,1%, gracias a los más de setecientos pozos realizados.
Esta mayor actividad de perforación representa más de un 600% de aumento, con una inversión que superó los 5.400 millones de dólares al crecer 329 por ciento. Vaca Muerta se convirtió en el primer desarrollo no convencional fuera de Norteamérica y Loma Campana en la segunda área en producción de petróleo de la Argentina.

Fuente: NA

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora