Cuando en diciembre de 2013 Ricardo Villada juró como concejal de la ciudad, no era un hombre conocido en la arena política por tratarse de una persona que provenía del ámbito empresario. Sin embargo, a poco de asumir, fue elegido presidente del cuerpo legislativo y en seguida se ganó el reconocimiento de sus pares y del personal del Concejo Deliberante. Con un compromiso de trabajo a la altura de las circunstancias, pudo ordenar la administración que heredó. Fue reelecto concejal por el Frente Romero+Olmedo en las elecciones de mayo y se sumó a las filas del Frente Renovador que lidera Sergio Massa. El Tribuno lo entrevistó para que hiciera un balance de su gestión y de la ciudad que deja Miguel Isa tras 12 años de gestión. Esto es lo que dijo.
¿Cómo lo observa a Gustavo Sáenz de cara a su gestión como intendente?
Lo veo muy fortalecido para asumir esta difícil misión, cual es la de reemplazar a un intendente que estuvo doce años en la gestión. Gustavo ha mostrado que es parte de una dirigencia que está llamada a renovar la política. Lo que quedó claro es que la gente quiere una renovación de la política y ha votado a quien expresó con mayor claridad esa renovación. Es interesente hacer una lectura del pronunciamiento de la ciudadanía en un tiempo en que la dirigencia ha desdibujado las fronteras ideológicas y de los partidos políticos. Hoy no se sabe dónde están el peronismo y el radicalismo. Yo vengo de una familia peronista. Antes había una ascendencia muy grande, donde la cuestión de los partidos eran mandatos familiares.
¿Con cuál de los dos sistemas coincide?
Yo creo en la política de los partidos porque es más clara para la gente, para el continente del pensamiento y porque posibilita la alternancia. En cambio esta nueva política, en la que no hay partidos ni fronteras ideológicas, es muy proclive para que quien ejerza el poder se apodere del sector que quiera. Estas cosas no pasan cuando hay partidos políticos, porque lo que priman son las ideas y se cumple lo que pide el papa Francisco: la política como acción de servicio. Entiendo que la política debe ser un sistema de contrapeso porque eso permite que haya debate y evita los excesos. En esta última etapa hemos observado que quienes han sido votados para poner esos límites terminaron sumándose al poder. Por eso es interesente hacer una lectura de lo que la gente votó.
¿Cómo observa la ciudad que deja el intendente Miguel Isa?
Veo una ciudad como quedada en el tiempo. No lo digo como defensor de su historia y de sus tradiciones, lo digo en términos de su funcionamiento. No la comparo con otras ciudades de países desarrollados, la comparo con ciudades de nuestro país. Cuando uno visita Rosario de Santa Fe se da cuenta de la realidad que vivimos los salteños. Tenemos una ciudad donde el tránsito es un caos, la obra pública es muy pobre y la administración pública arcaica.
¿Dónde están las principales falencias?
En muchos sectores. Ya no existe aquello de que una persona para realizar un trámite tenga que trasladarse de un lugar a otro, hacer largas colas, esperar, volver veinte veces. Hoy la modernización facilita hacer trámites desde la casa. Necesitamos descentralizar el municipio para posibilitar que el vecino tenga un lugar más cercano para hacer los trámites y que pueda hacerlo fuera del horario de trabajo. Tenemos una ciudad que pese a sus grandes bellezas no está bien conservada. El espacio público es el espacio de nadie. No lo cuida la gente, pero tampoco lo cuida el Estado. El mobiliario urbano está roto, las plazas descuidadas y no hay lugares para estacionar los vehículos.
¿A qué atribuye esta situación?
Es simple, no se han tomado decisiones y políticas públicas. Hay lugares donde la gente vive en forma precaria. No tiene agua, cloacas, calles ni cordón cuneta. Para revertir esta situación se necesitan políticas públicas, gestionar entre todos inversiones de magnitud ante el Gobierno nacional, como lo han hecho otras ciudades. Cuando uno va a Santiago del Estero ve la importante inversión que ha hecho el Gobierno nacional.
¿En Salta no se hicieron por falta de gestión?
Claro que sí. Fue por falta de gestión y también por falta de unidad política para entender que hay cosas que deben diferenciarnos y otras que no. No puede ser que todavía no podamos terminar la autopista que debería unir el acceso norte con la zona de La Almudena. ¿Cómo es posible que no tengamos un proceso de inversión para ampliar la circulación a través del canal de la avenida Yrigoyen? Eso no lo puede hacer un intendente con recursos municipales. Lo va a hacer un intendente con todos los sectores, apoyado por el gobernador y por nuestros legisladores nacionales que deben ser los principales gestores de estas cosas.
¿Este es el desafío del nuevo intendente?
Diría que es el gran desafío del nuevo intendente y en este marco nosotros como Concejo Deliberarte no podemos quedar presos de una agenda política que sea discutir treinta veces el mismo tema. Discutimos cosas que a la gente le da risa. Discutimos si lo vendedores ambulantes deben quedarse en el parque San Martín y hace diez años que están ahí. Venimos discutiendo la situación de los carreros y la gente los sigue viendo en la calle. No puede ser que la agenda de los temas municipales sea tan pobre. Yo creo que las grandes discusiones tienen que pasar por los grandes temas.
¿Usted plantea que hay que buscar recursos en la Nación?
Exactamente. Tenemos que golpear con fuerza las puertas de la Nación, no para pedirle favores, sino para decirle que aquí hay un pueblo que aporta con impuestos y que necesitamos que nos corresponda como lo hace con otras ciudades del país. Jamás tuvimos un programa de promoción ni un fondo de reparación. Toda la zona de Cuyo ha tenido su ayuda, el sur tuvo su fondo de reparación y hasta la provincia de Buenos Aires lo tiene. Tenemos que bajar copete y aprender que hay que hacer gestiones, hablar, golpear puertas. Si nos quedamos callados, como hasta ahora, no vamos a conseguir nada.
¿Modernizar la ciudad sería otro de los desafíos?
Sin duda que sí, pero cuando hablo de modernizar, no hablo de poner un parque tecnológico. Hablo de un desarrollo armónico. Descentralizar el municipio es solucionarle la vida al más humilde. Esto también significa resolver de manera indirecta el caos del tránsito. No puede ser que la agenda del municipio sea luchar con los gremios. Hay que poner en el centro de la escena al vecino. ¿Hoy qué hace la Municipalidad? Discute con los gremios o se pelea con la cooperadora. El intendente no puede gastar su tiempo en estas cosas.
¿Cómo se pueden lograr otros recursos?
Tenemos muchas formas de conseguirlos y para eso hace falta habilidad. Aquí hacen falta viviendas, pero en el ámbito municipal tenemos un montón de normas que les impiden al sector privado invertir. En algunos lugares no lo dejamos lotear, en otros le ponemos límites porque únicamente se pueden construir cinco pisos. Creo que hay que generar mecanismos para revertir esta situación. Si no generamos inversión nunca vamos a solucionar el problema de la vivienda. Si no hay inversión tampoco vamos a generar trabajo y seguiremos teniendo grandes problemas con la droga, la violencia, la inseguridad.
¿Cuál es el balance de su gestión?
Como positivo puedo decir que le hemos cambiado la realidad al Concejo. Lo hemos insertado en la comunidad. Hoy el vecino nos ve de otra manera y esto se logró porque le dimos transparencia a nuestra labor. Antes había duda en cuanto a los temas que tratábamos y al manejo de los recursos. Desde lo institucional también dimos un paso importante, porque dejamos de ser la escribanía del intendente y esto va a ser así mientras yo esté aquí.
.




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 12 meses

Muy buena la nota y acertada la visión del Sr. Villada, sobre los temas de la aldea enorme que es Salta. Vacía de todo lo que debería llenarla y llena de todo de lo que debería estar vacía.

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 12 meses

Que el tránsito es un caos, es una verdad de Perogrullo. Una ciudad con calles estrechas y escuelas céntricas con miles de alumnos resulta imposible de ordenar hoy o en la próxima gestión. Esto no debe ser echado en cara a nadie es el signo de los tiempos, lo mismo pasa en Jujuy, Córdoba o cualquier capital provincial con algunos cientos de miles de habitantes. Lo que nunca debió haberse realizado es enangostar la calle Catamarca para ampliar la vereda del "Paseo del Choripán". Este es uno de los tantos ejemplos puntuales de lo que no se debe hacer. Respecto de las otras falencias estoy de acuerdo. No pueden existir barrios o villas carentes de los servicios básicos y aunque no lo dice el entrevistado, inundables. No sé en que quedó aquel estrechamiento del río Arias producido por particulares cuya consecuencia es el atascamiento de las aguas con su inmediata consecuencia el anegamiento de las zonas ribereñas. Ya que se menciona en el artículo el estado de los espacios públicos voy a dar otro ejemplo ¿Porqué se permite jugar al fútbol en el Parque San Martín? Esto es fácil de solucionar, bastan unos miserables cartelitos y la presencia policial para disuadir a los "deportistas" que ese no es el lugar adecuado, las plazas tampoco. Si bien esto no es de incumbencia municipal, está bien que se enseñen los derechos de los ciudadanos pero también su contrapartida: sus deberes y obligaciones. No pueden por una calle ir a la par y a paso de hombre 2 vehículos, mientras por detrás, una cola interminable de desesperados se ven obligados a desplazarse conforme los dictámenes de esos distraídos. Espero que los taxistas, cuando desocupados, vayan por la derecha y no despaciosamente pescando clientes por la izquierda.

Walter LUNA
Walter LUNA · Hace 12 meses

Excelente reflexiones y muy bueno el artículo.


Se está leyendo ahora