Unas 423 familias que están ocupando desde el fin de semana un terreno lindante al barrio Solidaridad, en la zona sudeste de la ciudad, están por ser desalojadas. El predio estaba custodiado por policías desde ayer. Muchos de ellos adujeron que tienen expedientes desde hace varios años en Tierra y Hábitat y otros admitieron que no. Paola (30 años) y madre de tres niños, aseguró a El Tribuno que pidieron la orden de desalojo a los agentes de la policía pero que no la tienen. Hasta el momento hay un cordón policial y se suman más familias.
En el lugar aún no se montaron estructuras para habitar, solo dispusieron sobre el suelo algunas lonas para recostarse. Durante estas noches, según relataron las personas asentadas no pudieron prender fuego ante temperaturas un tanto más bajas que el día.
Sandra Salgado tiene 19 años y una niña de dos años. "Siempre me quieren echar de mi casa, necesito un lugar para vivir. Hasta ahora solo nos asentamos, limpiamos un poco el terreno pero no nos dejan poner ni una carpa. Pasamos frío de esta manera", lamentó la joven.
Pamela, no quiso dar su apellido, tiene 30 años y cinco hijos de 11, 9, 6, 5 y 2 años. Para alquilar una casa amplia necesita unos 10.000 pesos. Si bien no cuenta con esos recursos, la joven comentó que varios propietarios le ofrecieron un inmueble a un menor precio pero no se aceptaban niños.
Paola Alancay, de 30 años, se descompuso ayer por la mañana. La mujer padece cáncer de mama y pidió por un lugar para vivir junto a sus tres niños de 11, 8 y 2 años.
El nuevo asentamiento despierta posturas opuestas en el barrio. Mientras algunos vecinos de Justicia, La Paz y Solidaridad apoyan a las familias asentadas, otros rechazan la usurpación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nicolas mamani
Nicolas mamani · Hace 7 meses

chuuuu!!! esa pamela que se compre un tele primero

anonimo ...
anonimo ... · Hace 7 meses

de donde salieron de golpe a usurpar terrenos??? mala costumbre de amotinarse y asi pretender conseguir cosas gratis...


Se está leyendo ahora