Desde su hogar, en la localidad de Cobos, Sergio Lizondo, el gendarme que sobrevivió a la tragedia vial ocurrida el lunes en Rosario de la Frontera, dialogó con El Tribuno acompañado de sus familiares y su esposa que viajó desde Santiago del Estero. Le cuesta recordar lo vivido e intenta superar ese doloroso momento en el apacible pueblo. "Recuerdo que estaba pateando la chapa del colectivo y mis compañeros me ayudaron a salir. Luego le dieron prioridad a otro camarada que estaba mal, iba sentado en la parte del medio. Otros dos colectivos venían por detrás", contó conmocionado.
Tras ser rescatado, el joven pudo comunicarse por celular con su padre. Luego fue trasladado al hospital de Rosario de la Frontera, donde se reencontró con su familia y posteriormente derivado en una ambulancia hacia el hospital San Bernardo de la capital salteña. Su madre lo acompañó en ese trayecto. El martes a las 11 recibió el alta médica.
"Soy un sobreviviente y todavía no lo puedo creer. Fue muy feo todo. Muchas cosas van a cambiar en mi vida", expresó. Al ser consultado sobre su continuidad como miembro de la fuerza, el efectivo manifestó: "Siempre voy a pertenecer a Gendarmería. Entré a la fuerza porque quise. Nunca me voy a olvidar de mis compañeros, varios amigos, camaradas que hicieron el curso conmigo y el período de adaptación en el Móvil 5 en el que estoy hace un año. Hace dos que soy gendarme", dijo.
A pesar de la tragedia que le causó gran dolor, el joven es optimista. "Estoy en reposo, en casa. No me llevaron a Santiago para que pueda estar con mi familia. Me voy a tratar de recuperar para seguir trabajando. Tengo que hacerme otros estudios. Más adelante me tienen que avisar cuándo me reincorporo", sostuvo.
"Vecinos y amigos me ayudaron. No pude ir a ningún entierro. Cuando vuelva a Santiago muchos compañeros no van a estar conmigo y pensar que viajamos 50 hacia Jujuy esa noche a las 23. El accidente fue a las 2", se lamentó. "Estoy muy agradecido a la fuerza por cómo me trató y el apoyo que me brinda. Quiero agradecerles a todos porque se movieron rápido. No tuvieron ningún problema. Cuando llegué al hospital me atendieron muy bien. Gendarmería estuvo siempre ahí. El gobernador y la ministra se acercaron. El accidente fue algo terrible y gracias a Dios estoy con vida", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora