El diario Tiempo Argentino publicó hoy una edición especial, luego de que su redacción sufriera un ataque por el que está acusado el empresario Mariano Martínez Rojas, quien debe presentarse a declarar en las próximas horas.
En la edición especial de dieciséis páginas se relata con detalles lo ocurrido en la madrugada de este lunes, cuando una patota irrumpió en el diario y produjo graves destrozos.
"Lo que ocurrió en la madrugada del lunes en Tiempo Argentino y Radio América no tiene antecedentes en la democracia que vivimos desde 1983. Un grupo de tareas, compuesto por 20 matones y comandado por el supuesto empresario Mariano Martínez Rojas irrumpió en el edificio después de la medianoche del domingo, agredió a tres trabajadores de la cooperativa Por Más Tiempo que permanecía en el lugar y copó la redacción", relató el director del diario, Gustavo Cirelli.
El periodista aseguró que la patota "gozó de cuatro horas de impunidad para romper y saquear todo a su paso ante una pasividad alarmante de los efectivos policiales que adujeron órdenes de la fiscal contravencional Verónica Andrade, para no sacar a los intrusos del diario". Andrade, por su parte, rechazó las críticas de los trabajadores y reconoció que en un momento evaluó "llevar a todos detenidos".
"Ayer tuve dos momentos. Primero, irrumpió el señor (Mariano) Martínez Rojas con una serie de personas que lo acompañaban. Y por otro lado, casi inmediatamente, irrumpieron unos 40 trabajadores del diario. La pregunta es: ¿Llevo a todos detenidos o trato de descomprimir el conflicto y que después tramite por vía judicial?", señaló Andrade.
La funcionaria judicial sostuvo que es "partidaria de que, cuando la Justicia interviene, hay que tratar de evitar que las cosas pasen a mayores". En declaraciones a las radios Vorterix y Del Plata, defendió su accionar durante el ataque al diario y explicó que "trató" de resolver la situación, "identificar a las personas, constatar los domicilios".
"¿Cómo sabemos que el inmueble no estaba roto de antes? Todo se investiga", se preguntó Andrade, quien subrayó: "Debemos probar que los daños fueron causados por los que irrumpieron". Por otra parte, ratificó que los atacantes están citados a declarar y señaló que "si el señor Martínez Rojas y sus colaboradores no concurren dentro de las 48 horas" está "habilitada para ir a buscarlos por la fuerza pública".
Andrade es fiscal subrogante de la Fiscalía 6 y confirmó que todos los acusados están imputados por los delitos de usurpación y daños. "La policía no acompañó a la patota", señaló Andrade, al defender la actuación de los efectivos, pertenecientes a la Policía Federal transferida a la Ciudad, que también fue criticada por los trabajadores del diario.
El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) denunció: "La Fiscalía y las fuerzas de seguridad, en lugar de detener la violencia hacia los trabajadores y sus herramientas, legitimaron la irrupción violenta de una patota como vía para resolver un conflicto. La falta de una intervención adecuada hizo posible que la patota lograra su cometido. Este aval institucional a la violencia como forma de resolver los conflictos representa un antecedente alarmante".
La organización no gubernamental consideró que se registró en ese caso un "grave ataque a la libertad de expresión" y que "los funcionarios policiales no impidieron los delitos que se estaban cometiendo ni resguardaron los derechos de quienes estaban siendo atacados".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora