Una joven de 22 años, que residía en Cafayate, fue detenida y acusada por la muerte de un bebé cuyo cuerpo fue encontrado hace un mes y medio por una adolescente, cuando un perro lo llevaba en su boca en la zona oeste de la ciudad.
La joven fue detenida el martes en Cafayate, luego fue trasladada a la ciudad de Salta y ayer fue indagada en la Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas.
Las circunstancias no están claras aún (o al menos no se dieron a conocer), no obstante, el fiscal penal Pablo Paz pidió que la muchacha, cuyas iniciales son M.Y.G., quede detenida y le imputó el delito de "homicidio agravado por el vínculo" en perjuicio del bebé.
El fiscal Paz, en un breve contacto con El Tribuno, se abstuvo de dar detalles de la investigación. "Efectivamente he pedido la detención y mañana (por hoy) se conocerán más detalles", indicó.

Conmoción en el pueblo

El hallazgo de los restos ocurrió el 4 de julio, alrededor de las 18. Una chica que caminaba cerca de la esquina de las calles Rivadavia y Michel Torino, en la zona oeste de Cafayate, vio venir a un perro marrón con algo en el hocico. Al acercarse al animal vio que traía restos humanos. Comenzó a correr y a los gritos pidió ayuda hasta que un vecino llamó al 911.
Una patrulla llegó en minutos. El cadáver fue levantado y llevado al hospital donde, al principio, los médicos estimaron que el bebé podría haber tenido dos meses de vida.
El hallazgo fue un sacudón para el tranquilo y turístico pueblo de los Valles Calchaquíes. La gente habló durante varios días del caso y el rumor dio vida tanto a interrogantes como a hipótesis diversas sobre lo sucedido.

La investigación

Apenas fue descubierto el cuerpito, se inició la investigación. La Policía de Cafayate rastrilló la zona y encontró una mochila con restos de sangre, una campera y otros elementos enviados al Cuerpo de Investigaciones Fiscales de la capital para su análisis.
Los peritos del Servicio de Anatomía Patológica del Ministerio Público analizaron el cadáver y determinaron que los pulmones tenían signos de aspiración de líquido amniótico y que otros síntomas evidenciaban que el bebé había nacido con vida.
Con esta información, la Fiscalía descartó el aborto y ordenó la verificación de las embarazadas que se concurrían al hospital de Cafayate.
Sin embargo, la clave de la investigación fue un chip de celular encontrado en la mochila secuestrada. Tras analizar las llamadas realizadas se identificó un celular denunciado como robado y que había utilizado una expareja de M.Y.G. Al continuar con las averiguaciones, los policías llegaron a la casa de un familiar de la joven, donde dieron con ella. Al principio intentó despistar a los efectivos, pero termino reconociendo que el bebé era su hijo.

Una muerte que abrió muchos interrogantes

¿Cómo falleció el bebé cuyo cadáver fue devorado por animales y apareció cuando un perro fue visto con restos de él en su hocico? ¿Dónde nació el pequeño? ¿Era un hijo deseado? ¿La joven tenía recursos afectivos y económicos para ejercer el rol de madre? El caso volvió a hacer evidente la necesidad de una profunda investigación antes de emitir un juicio de valor (más aún una decisión judicial) sobre la joven que fue madre en circunstancias que aún no están claras.
La Fiscalía Penal 2 no informó sobre las explicaciones que M.Y.G. dio sobre lo sucedido. Solo se limitó a indicar que la imputó por supuesto homicidio agravado por el vínculo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 3 meses

Coya bruta y criminal.

juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 3 meses

No hay que emitir juicios de valores, ES DIRECTAMENTE RESPONSABLE POR LA MUERTE DEL BB, no tiene explicacion ni justifiacion, era una vida que no pidio venir, ya con 22 años y con todos los elementos anticonceptivos existentes, algunos con entrega gratuita, tiene la edad suficiente para hacerse cargo del crimen, ojala se pudra en la carcel por hdp


Se está leyendo ahora