Poseen carnet profesional, pero de profesionales no tienen nada. Muchos remiseros o taxistas o conductores comunes se creen que son dueño de las calles en Salta. Cometen infracciones, paran a donde se les antoja, suben pasajeros en lugares prohibidos o cuando alguien les dice algo, tienen el tupé de enojarse.
Esto sucedió anoche. Un peatón le reprochó a un remisero su actitud de acelerar e invadir la senda peatonal y no dejar pasar a una anciana que apenas podía caminar con su bastón en mano, en la calle Zuviría esquina España. "Dejá pasar a la gente", le gritó el hombre al conductor del remís. Este reaccionó con una actitud prepotente: se bajó del auto y encaró en forma directa al peatón que le había solicitado una cortesía que pocos tienen en nuestra ciudad.
"Qué te pasa a vos", le inquirió. "Te dije que dejaras pasar a la gente. No dejaste pasar a la señora", le señaló el hombre. "Tené cuidado conmigo", le retrucó el remisero. "Porqué", le inquirió otra vez el peatón. "Tené cuidado", vociferó nuevamente el conductor, dándose media vuelta y volviendo al auto.
El peatón filmó todo con su teléfono celular y envió el video al WhatsApp de El Tribuno. "No lo insulté ni nada por el estilo, sólo cuando ví la acción que realizó le pedí que deje pasar a la señora, quien tenía prioridad por estar en la senda peatonal. Pero este muchacho se bajó y me dijo que tenga cuidado, cuando le pregunté de qué tenía que tenerlo, se dio media vuelta y se fue. No entiendo cómo este tipo de personajes pueden manejar un remís. Se supone que son profesionales y deben actuar como tal, pero se creen los dueños de la ciudad, creen que ellos tienen siempre la prioridad. Yo camino mucho por el macro y micro centro y este tipo de actitudes son comunes en los remiseros, taxisistas y colectiveros. No respetan a nadie y si le decís algo encima son tan caraduras que se enojan", expresó el hombre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...