Tienes un e-mail

Walter Neil Bühler

Tienes un e-mail

Cerca de 2,3 mil millones de internautas, envían en el mundo unos 150 mil millones de correos electrónicos cada día. Buena parte de esos e-mails son cursados por motivos laborales. Sin embargo, pocos países disponen de leyes acordes con las -ya no tan- nuevas tecnologías.
En Argentina se perdió una buena oportunidad con la sanción del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, ya que le dedica unas pocas líneas; no ya al correo electrónico sino a las comunicaciones digitales en general.
En el ámbito laboral no existe ninguna disposición que expresa o tácitamente se refiera a la problemática de los e-mails. La cuestión de los correos electrónicos en el seno de la empresa puede ser enfocada tanto desde el punto de vista de la regulación de su uso por parte de los empleados, como la referida a la validez de las notificaciones o comunicaciones que las partes se realicen por este medio. De este último aspecto nos ocupamos en esta nota.
Recientemente la Justicia laboral, a través de fallos emanados de dos salas de uno de los tribunales más prestigiosos de nuestro país, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, se ocupó del tema.
En ambos prevaleció el criterio de considerar válidas las notificaciones remitidas por empleados vía correo electrónico para notificar el matrimonio, en un caso, y el estado de enfermedad, en el otro, dejando de lado la exigencia de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) de "notificación feha ciente".
"Pocos países disponen de leyes acordes con las -ya no tan- nuevas tecnologías".
En la causa "Villamil, María Celeste c/Panatel S.A. s/despido", la sala IX de la Cámara dijo que debe considerarse acreditada la notificación fehaciente del matrimonio celebrado por la trabajadora a través de un correo electrónico, a raíz de que la empleadora dio de baja las cuentas correspondientes al remitente y destinatario de los e-mails cuestionados y no puso a disposición del perito judicial ningún backup ni material alguno, por lo que la misma reticencia lleva a propiciar la solución de dar por anoticiada a la compañía.
Con este fallo se confirmó la procedencia de la indemnización agravada por despido por matrimonio prevista en el artículo 182 de la LCT, consistente en trece sueldos.
En el caso "Ballesteros Guadalupe c/La Caja de Ahorro y Seguro s/despido", la Sala II dictó sentencia considerando válida la notificación por e-mail del estado de enfermedad de la trabajadora, según el procedimiento habitual utilizado en la empresa.
Los jueces señalaron que la trabajadora comenzó a padecer problemas de salud y a comunicarlos mediante la modalidad habitual en la empresa, es decir, por correo electrónico a su supervisor.
Sin embargo, un día después recibió una misiva de la empleadora intimándola a retomar tareas bajo apercibimiento de considerarla incursa en abandono de trabajo. La trabajadora contestó citando el e-mail y avisando que llevaría certificado médico. No obstante, una semana después, tras haberse prolongado el problema de salud, la empresa le notificó el despido.
Al ir a juicio, la compañía negó haber recibido comunicación de Villamil y también que la comunicación por e-mail fuera habitual en ella. Pero la Cámara entendió que no actuó de buena fe y avaló el aviso mediante vía electrónica por ser "de estilo en la empresa".

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia