Son de diferentes estilos, tipos y calidades; manuales y mecánicos. Hay proyectantes, gazebos... Los toldos para exterior facilitan la creación de rincones cómodos, acogedores y con protección ante cualquier clima. Son elementos que ofrecen protección solar para cualquier área exterior donde se requieran zonas de sombras como terrazas, balcones, patios, comedores y hasta locales comerciales. Además, permiten prolongar los espacios interiores hacia afuera.
Los toldos son de los accesorios más utilizados por sitios que requieren dotar de sombra y frescura a sus ocupantes, pero, asimismo, no quieren quitarles la frescura ni el paisaje, como sucede en los hoteles. También son muy solicitados para eventos sociales masivos como bautizos, matrimonios, campañas... Son elementos muy decorativos, que lucen hasta en las noches con la iluminación adecuada.
Hay una gran variedad de toldos, desde los sencillos hasta los que se trabajan a control remoto o por motores.
La mayoría puede cubrir desde 1 metro cuadrado. El alto depende de dónde se lo quiera colocar. La estructura por lo general es metálica y las lonas son resistentes. La mayoría se vende con un manual de operación y piezas numeradas. Los modelos actuales tienen una larga vida útil y se pueden cambiar.
Beneficios
Los toldos y gazebos tienen el beneficio de regular la temperatura en el interior de la casa y optimizan el uso de los espacios exteriores, sin necesidad de tener una construcción fija. Existe una gran variedad de modelos y terminaciones de toldos que se adaptan a cada uso. Veamos sus características.

Los más comunes
Toldos capota: se usan generalmente para las ventanas. Los más simples son los semicurvos, pueden ser fijos, conservando solo una posición; o móviles, que dan la posibilidad de regular la entrada de luz natural.
Toldos enrollables: se pueden hacer con un sistema manual o electrónico. Permiten un control mucho mayor del paso de la luz que el modelo anterior. Pueden alcanzar un ángulo de cierre de hasta 90§. Ideales para el balcón o la terraza, ya que al ser enrollables "desaparecen".
El tipo de material
Poliéster: es el más económico pero resulta de corta duración y su color original se altera con el tiempo.
Acrílico: filtra el 80% de los rayos UV, resiste muy bien la exposición al viento, la humedad y la lluvia, sin alterar sus propiedades.
Microperforada: filtra un 94% de los rayos UV. Las perforaciones le dan una óptima ventilación porque genera circulación de aire, lo que hace que la temperatura debajo de la tela sea menor que en los materiales ya mencionados. Tiene una gran resistencia a la intemperie sin alterar sus propiedades.

Para calcular la sombra
Si la idea es armar un semicubierto, la sombra que obtendremos será aproximadamente un 25% menor que el largo del toldo; esto si está colocado a una altura aproximada de 2 metros desde el nivel del piso, lo que varía de acuerdo al tipo de orientación, la zona geográfica y la época del año.
Para armar un semicubierto es necesario tener en cuenta:
- Que sea una buena barrera del sol y bloquee el paso de los rayos UV e infrarrojos.
- Elegir una tela que evite la sensación de calor para que el ambiente resulte agradable.
- Su color influye mucho, las telas claras filtran los rayos de sol y aportan luminosidad. El amarillo baja la temperatura y la intensidad de la luz natural creando un ambiente agradable.
- Los colores oscuros protegen más de la luz pero suelen ser más calurosos.
- Los tejidos de amplia densidad (en torno a 280g/ cm2) tienen una buena respuesta porque reducen la densidad de la luz y crean espacios más frescos.
- Las telas microperforadas son las que mayor protección ofrecen, permiten una microventilación entre el interior y el exterior, evitando el efecto invernadero.

El mantenimiento
- Recogerlo cuando llueva y haya mucho viento, cuando el sol sea muy intenso y no se use.
- Si el toldo está mojado es mejor dejar que se seque antes de guardarlo para evitar la aparición de moho y que se agriete.
- Para preservarlo se puede sacudir la tela limpiándola en seco a cepillo o aspirándola. Para quitar las manchas, agua y jabón; no se recomienda el uso de hidrolavadoras.

El gazebo
El uso de un gazebo dentro de tu jardín le dará un toque distintivo, haciéndolo muy especial. Los gazebos cuentan con una estructura de forma geométrica, generalmente un cuadrado, un círculo o un hexágono. Se trata de una especie de carpa con forma de cabaña. Está techado y abierto por los laterales, aunque como ventaja algunos tienen la posibilidad de cerrarse con unas cortinas a los lados, pudiendo dejar unos laterales abiertos y otros no, según tus necesidades.
Se trata de artilugio con muchas posibilidades. Durante el día te protege del sol dándote sombra para poder realizar actividades dentro del jardín, como leer o escuchar música sin que te molesten los rayos ultravioletas.
A tratarse de un habitáculo semicerrado es un gran aliado dentro de tu jardín para darte privacidad respecto a los vecinos. Antes de ubicarlo en una zona determinada del jardín, pensalo bien, ya que se trata de una estructura fija que no podrás cambiar de sitio diariamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora