*

Tiraron al río Arenales a un chico en un violento asalto
Un adolescente de 15 años fue arrojado al río Arenales durante un asalto perpetrado por dos delincuentes que le robaron su bicicleta, una mochila y un teléfono Iphone.
El viernes, alrededor de las 18, Pablo Peñalba, de 15 años, había salido del colegio 5.020 Néstor Palacios del barrio Santa Lucía, donde cursa el primer año del secundario.
Como todas las tardes, el chico subió a su bicicleta y emprendió el camino de regreso hacia su hogar, ubicado a unas 10 cuadras de distancia, en el pasaje Iruya y Olavarría, del barrio Santa Victoria. Pero cerca del puente de Santa Lucía, fue interceptado por delincuentes.
"De repente vi varias personas, una se me puso en medio del camino, yo me quise escapar pero me agarró la bicicleta. Me aferré a la rueda trasera para que se no se la lleve. Otro tipo me robó la mochila. Me arrastraron hasta el río. La gente que pasaba en auto comenzó a los bocinazos", relató el adolescente.
Pablo comenzó a gritar desesperadamente. Un vecino lo escuchó y corrió a auxiliarlo. Lo rescató del agua. El menor sufrió lesiones en el codo y en la pierna derecha. Quedó cubierto de barro y mojado. Fue llevado por otro vecino en un auto hacia su casa.
Varios llamados al Sistema de Emergencias 911 efectuados por vecinos y conductores alertaron a la Policía sobre lo ocurrido.
Madre agradecida
María Eugenia Mercado (37) rompió en llanto al ver a su hijo golpeado, dolorido, con dificultades para caminar y sumido en lágrimas, sin consuelo.
"Justo mi hijo había salido un poco más temprano del colegio porque tuvo un acto. Nunca me imaginé que sufriría tremendo ataque. Lamento no saber el nombre del vecino que me trajo a mi hijo y me habló, me tranquilizó al ver cómo me puse. Agradezco a Dios que Pablo esté con vida. Intentaron matarlo porque le robaron todo y lo tiraron al río. Vivimos en medio de una terrible inseguridad", manifestó a El Tribuno María Eugenia Mercado.
Efectivos de la Brigada, del Sector 5 y de la comisaría 8 buscaron en las márgenes del cauce al delincuente y recuperaron la bicicleta y la mochila del adolescente, no así el Iphone que solía llevar en su mochila. Su abuela se lo había prestado hace un tiempo.
"Quiero agradecer a la Brigada y los policías de la comisaría 8 que actuaron en el acto. Al oficial Franco Guaymás y al suboficial mayor José Melián, quien no dudó en meterse en el río, a buscar al delincuente que quería escaparse y recuperar los útiles de mi hijo", dijo la mujer.
"Las carpetas, hojas y otras cosas que tanto me costaron comprar quedaron destruidas. También agradezco a la oficial Sonia que me tomó la denuncia", añadió Mercado.
El chico asaltado fue revisado en la Alcaidía Judicial por un médico legal que certificó las lesiones. Le hicieron curaciones en el codo derecho.
Momento de tensión
En el momento de hacer la denuncia, la mujer se cruzó en la seccional con el asaltante de su hijo, quien fue atrapado en las inmediaciones del río Arenales. La Policía informó que el delincuente es conocido como "Gordo Soto".
"Lo miré a la cara, con mucha bronca porque tuvo el atrevimiento de meterse con un niño indefenso. Ahora falta que capturen al otro ladrón que está suelto, pero yo sé que la justicia del Padre que está en los cielos les caerá encima", dijo la progenitora.
"Pablín será cuidado muy bien. Nadie lo volverá a atacar ni golpear nunca más. Ahora está atemorizado. No sé cuándo podrá volver al colegio. Quiero que la comunidad sepa que el sujeto que asaltó a mi hijo es un peligro y no debe salir de la cárcel. No puede entrar por una puerta y salir por la otra. Pido justicia y que el caso de mi hijo no quede impune", finalizó la madre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...