Desde muy temprano a la mañana, la plaza 9 de Julio empezó a poblarse de peregrinos que llegaban desde distintas localidades salteñas y de otras provincias. Poco a poco, esos miles de fieles fueron llenando las calles del microcentro salteño para converger en la puerta de la Catedral de Salta con el fin de honrar al Señor y a la Virgen del Milagro. Las calles Buenos Aires y España estaban abarrotadas de devotos que llegaban al santuario a pie o en bicicleta. El calor, que castigó a los peregrinos durante la mañana no fue obstáculo para que el día fuera una fiesta, llena de colores y música.
Embed
La jornada de ayer estuvo marcada por la presencia de peregrinos de Gemes, Rosario de la Frontera, Metán, Seclantás, San Carlos, Cafayate, Guachipas, Chicoana, Santa María (Catamarca), Potrero de Díaz, Quebrada de Escoipe. Durante más de ocho horas desfilaron más de 15 mil peregrinos por la Catedral Basílica.

Historia de peregrinos

Juan Choque (48) hace dos años que realiza la peregrinación en bicicleta desde Cafayate. En esta oportunidad, llegó junto a sus compañeros de la bodega donde trabaja . "Hago esta peregrinación sobre todo por la salud de mis hijos. Siento mucha emoción cuando piso la entrada de la iglesia, es algo hermoso y se te pone la piel de gallina, es un espectáculo que puedo vivir gracias a Dios", contó el peregrino. Y agregó: "Voy a seguir participando, esta vez me acompañó mi hijo y me falta traer a dos más".
Oscar Canavides es salteño y es la primera vez que participa de una peregrinación. Contó que partió desde Santa María (Catamarca) ante la insistencia de sus cuñados para que participara. "El lunes a las 8.30 partimos para Salta. Lo hice porque sentía la necesidad de hacerlo. Yo, gracias a Dios, no tengo muchas necesidades ni problemas, entonces vengo acá para agradecer", contó el salteño. Y agregó: "Le doy gracias al Señor y a la Virgen por la vida que tengo con mi señora y mi familia".
Oscar expresó que cada vez que veía a los peregrinos del Milagro se emocionaba hasta las lágrimas. "Ahora me toca estar de este lado. Esto es una experiencia que Dios quiera pueda repetirla. En algún momento del viaje me costó, pero dije no voy a abandonar ni me voy a bajar, voy a llegar", relató.
La historia de Candelaria Vargas es igual a la de miles de fieles que peregrinaron estos días. Llegó a la ciudad por una promesa y sobre todo para honrar a los patronos de Salta. Esta cafayateña de 30 años llegó en bicicleta hasta la Catedral y aclaró que esta es la tercera vez que participa en la peregrinación. "Amadeo (su hijo de apenas un mes) me va a acompañar durante el ingreso a la Catedral. Es una emoción gigante llegar acá y vine por una promesa a mi familia y a mi prima", finalizó.

200 bombistas

Desde hace seis años, la academia El Pretal de Gemes, dirigida por Luis Corimayo y Soledad Tilca, acompaña las festividades de El Milagro. "Estamos llegando para culminar lo que es la sexta peregrinación de los Bombos del Milagro. Hace seis años decidimos unir nuestras fuerzas, nuestra tradición, nuestra cultura con el común denominador que es la fe y venir hacia la Catedral", contó el profesor Luis Corimayo, y agregó: "En este momento hay aproximadamente 200 bombistas entre chicos y grandes".
El titular de la academia señaló a El Tribuno que la institución que dirige es un espacio dedicado para los artistas y distintas organizaciones que se dedican al arte. "Una de las premisas que tiene este proyecto es trabajar desde la contención social y la inclusión cultural", contó Luis. Y continuó: "Era importante que una expresión de nuestra tradición acompañe el tiempo del Milagro. Lo importante también es darle un marco de colorido a la festividad, es por eso que venimos con nuestros vestuarios característicos y los bombos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora