Ante un auditorio compuesto por 700 referentes de la educación de todo el país, en Buenos Aires se desarrolló el 5§ Congreso Nacional "Educando en la era digital", organizado por Santillana Compartir.
El encuentro contó con la representación local del investigador Diego Golombek y la presencia internacional de la pedagoga española Monserrat del Pozo, pionera en la búsqueda de las capacidades individuales de cada alumno con una educación personalizada.

¿Qué implica la Teoría de las Inteligencias Múltiples en la Educación?
El mundo le debe a Howard Gardner la formulación de la teoría más importante hasta ahora. Fue clarificador escucharla directamente de Gardner y que él mismo, al visitar el Colegio Montserrat en Barcelona, validara cómo la habíamos puesto en marcha en las aulas. Hoy parece normal reconocer que todo el mundo posee, más o menos desarrolladas, múltiples Inteligencias, pero hasta no hace mucho se hablaba de la inteligencia como una sola y se medía con un coeficiente intelectual.
La Teoría de las Inteligencias Múltiples parte del reconocimiento de que todas las personas son diferentes y poseen por lo menos (Howard Gardner no descarta que pueda haber más) ocho Inteligencias: lingística, logicomatemática, naturalista, espacial, musical, una corporal y cenestésica, interpersonal, intrapersonal, espiritual o trascendente, cuyo desarrollo dio grandes poetas, científicos, naturalistas, músicos, deportistas, pensadores, políticos,a personas que, sin descuidar las otras, desarrollaron al máximo una o más de sus inteligencias. Los Juegos Olímpicos son una muestra de ello.

¿Cuáles son sus ventajas respecto de otros planteos pedagógicos?
La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue para mí una luz, cuando estaba preocupada por encontrar una respuesta al fracaso escolar. Si sólo se consideraba inteligente quien estaba bien dotado para las matemáticas o la lengua, el que tuviera una buena inteligencia artística, musical, naturalista no era reconocido como inteligente. Sin embargo, todos somos diferentes, toda persona es inteligente en algún aspecto.
Reconocer que los alumnos poseen inteligencias múltiples y que hay que ayudar a que todas se desarrollen, ya origina un cambio en el currículo, en la manera de impartir una clase y en la forma de valorar el aprendizaje.
Alumnos que desarrollan todo su potencial, maestros que orientan a cada alumno para lograr sus objetivos, reconocimiento del valor de cada alumno, mayor interés y motivación en clase... son beneficios fácilmente constatables y, como todos los niños y jóvenes son iguales en cualquier parte del mundo, la teoría de las Inteligencias Múltiples es para cualquier país, sistema educativo y condición social.

La multifocalidad que desarrollan los estudiantes de la era digital no siempre es comprendida por los docentes. ¿Cómo se puede acortar esta brecha generacional y de soportes de los materiales de lectura?
Con paciencia. Todas las diferencias que aparezcan en el proceso, que enseña tanto al docente como al niño, son de crecimiento para ambos.
En este sistema, el docente sigue siendo una figura primordial, pero desde un perfil más armónico y empático con los niños.

¿Cree que lo digital superará a los materiales en papel o los considera complementarios?
Como todo medio, la conectividad trae beneficios, si uno quiere y la utiliza para ello. La conectividad abre posibilidades de entrar en contacto con el pensamiento de aquellos que, dedicados a la educación, ayudaron a mejorar el mundo y a los que por lejanía en el tiempo y en el espacio no se podría llegar de otra manera. Tener a mano una conferencia, el contenido de un libro, la experiencia de especialistas en educación, "conversar" a distancia, compartir con todo el mundo lo que uno ha comprobado que funciona, sin duda, son grandes beneficios.
Es como tener un micrófono y auriculares abiertos a todo el mundo día y noche. Por esto, no hay que temer que los estudiantes utilicen la tecnología, hay que enseñarles a utilizarla. Siempre que escucho que es peligrosa, pienso que más peligroso es un cuchillo y está en todas las mesas.

Usted afirma que hay que educar para la vida y que la educación debe ayudar al crecimiento de la persona, para que sea capaz de hacer el bien. ¿Eso es posible en un mundo signado por la violencia?
Claro que sí, para eso trabajamos y buscamos nuevas propuestas, y por suerte no estamos solos. Fijese que hoy vinieron 700 personas de escuelas de toda Argentina invitadas por Santillana Compartir, que se genere un Congreso como este para debatir estas cuestiones, justamente, eso nos dice mucho.

En la actualidad hay muchos nativos, pero también muchos analfabetos digitales ¿esta deuda debería saldarse dentro y fuera del aula?
Cuando abrimos nuestra sede en Camerún, vimos que era necesario poner conexión a internet, pero también dar comida, que era lo urgente. Ambas cosas se han vuelto fundamentales en términos de inclusión. Hay que resolver las urgencias, pero también pensar en la igualdad de oportunidades.

¿El uso de las tecnologías de la información y la comunicación se restringe a los centros urbanos o es habitual en la periferia también?
Creo que cada vez más se aplica en todas partes. Aquí se me acercó gente que viene de lugares muy lejanos, eso demuestra que el cambio, con esfuerzo, es posible.

Se dice que el docente aprende de sus estudiantes como los estudiantes del maestro. ¿Que puede comentarnos, a partir de sus más de tres décadas de experiencia?
En el proceso de educación, ambas partes reciben, crecen y suman conocimiento. Cada una es fundamental. En lo personal he aprendido tanto, he crecido tanto, que realmente puedo darme por satisfecha, aunque siempre espero un poco más.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora