El vello ha sido desde siempre un gran problema de estética femenina. Especialmente en nuestro país, donde la presencia del mismo en partes del cuerpo como piernas y axilas es considerado desprolijo en las mujeres. Por este motivo, el mercado ofrece una gran variedad de métodos de depilación desde cremas hasta depiladoras eléctricas que prometen actuar en forma rápida e indolora.
Sin embargo, en los últimos años el sistema de depilación láser ha cobrado gran auge e importancia por su eficacia y disminución progresiva del vello. A continuación, le contamos cómo funciona este método y le damos información sobre otras alternativas para que evalúe si le conviene confiar en esta técnica.
La Fundación Flebológica Argentina explica que el pelo está compuesto por un tallo y una raíz. El tallo es el "pelo" que vemos sobre la piel y hacia abajo de éste se encuentra el "bulbo", el cual está formado por una envoltura denominada "folículo piloso". Así es como el pelo crece hacia arriba desde la raíz y emerge desde la piel.
Los médicos de la Fundación Flebológica Argentina indican que el equipo láser que se utiliza para la eliminación del vello es un producto específico y que su eficacia reside en la emisión de la luz sobre el folículo.
La luz emitida por el Láser es absorbida por la melanina presente en el pelo y transformándose en calor penetra hasta la profundidad del folículo piloso, logrando su destrucción y la del pequeño capilar que lo nutre.
Se aconseja para realizarse la depilación láser no tomar sol tres días antes y tres días después en la zona depilada, tampoco utilizar autobronceantes. Utilizar siempre protector solar de más de 20 a 25 FTP, durante los siguientes 7 días de cada tratamiento.
Rasurarse la zona a depilar 3 o 4 días antes de la sesión.
Abstener del tratamiento en caso de embarazo o lactancia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia