Cada año, toda una comunidad del Valle de Lerma se une para festejar la frescura y la belleza de aquellas jovencitas que cumplen sus 15 años, una fecha que es inolvidable para la mayoría de ellas.
Desde hace tres años el colegio secundario Manuel J. Castilla, de la localidad de La Viña, decidió que tal celebración quedara grabada en la memoria de las adolescentes locales de una manera memorable y sus docentes y alumnos se pusieron manos a la obra.
Desde hace unos tres años, el establecimiento educativo organiza un festejo comunitario, iniciativa que es apoyada por todo el municipio, por los padres de las jovencitas y por los mismos vecinos, que, entusiasmados, participan todos los años para esta fecha de la organización de todas las actividades.
Se trata de un festejo que se realiza con un verdadero espíritu comunitario, con actividades durante todo el día, en una jornada en la cual las jóvenes quinceañeras se permiten soñar y sentirse todas unas princesas.
"Esta idea surgió hace tiempo por iniciativa del párroco local César Alancay. Les queremos ofrecer a las chicas un día de princesas, por eso proponemos estas actividades para las niñas, destinadas a todas las jovencitas del pueblo que cumplen 15 años. Es una gran fiesta plena de alegría y de integración, ya que participa todo el pueblo en este gran agasajo", contó a El Tribuno Marcelo Santillán, director del colegio Castilla.

Un día especial

El gran festejo se prepara durante los primeros meses del año y se lleva a cabo en el mes de junio.
Ese día las chicas son las grandes protagonistas del pueblo y el centro de todas las miradas.
Algunas concurren al secundario de La Viña. Muchas otras provienen de las zonas rurales ubicadas al sur del Valle de Lerma.
Participan de este agasajo las chicas que cumplen sus 15 años, entre el último semestre del año anterior y el primero del año que se encuentra en curso.
Para todos los vecinos del pueblo, este festejo adquirió un matiz muy especial, ya que se unen entre todos para homenajear a las adolescentes. Trabajan incansablemente durante meses para que ese día salga todo perfecto. Ningún detalle queda al azar.
Este año la gran celebración se llevó adelante el pasado miércoles 8 de junio, con un variado programa de actividades.

Los agasajos

La comunidad organizó para las chicas paseos, reuniones, almuerzo y un gran baile al cual no faltó nadie.
La jornada comenzó bien temprano, con la recepción de las cumpleañeras y un desayuno en el salón auditorium de la Municipalidad de La Viña.
Luego realizaron un paseo en catamarán en el dique Cabra Corral. A su término, disfrutaron de un almuerzo a orillas del embalse.
Por la tarde, participaron de la tradicional misa rosa en la iglesia San Antonio de Padua. A la salida, se bailó en el atrio el vals y numerosos grupos folclóricos de la zona les dedicaron canciones, en una especie de serenata popular.
El punto culminante de la celebración fue la ceremonia de la cinta, con el corte de la torta y el esperado baile comunitario, entre los familiares y allegados, que se desarrolló en el salón del colegio Castilla.
Este singular evento coincide con las fiestas patronales en honor a San Antonio de Padua, que se celebran cada 13 de junio y que, de este modo, adquieren un colorido particular y un sentido más que solidario.

Economía

Las familias del pueblo viven, en su mayoría, de la producción agropecuaria. Actualmente en la zona se cultiva poroto, tabaco, avena, alfalfa, cebada forrajera, centeno, ají seco, orégano, ajo y hortalizas. La ganadería abarca vacunos, ovinos, porcinos, equinos y conejos.

Con raíces coloniales

La Viña está a 88 km de la ciudad de Salta, cercado por una singular vegetación, varios ríos, embalses y monumentos arqueológicos como la iglesia, la antigua plaza de armas y un viejo molino hidráulico.
El nombre del lugar aparece en el siglo XVI, cuando son introducidas las primeras viñas en Salta por los jesuitas.
La iglesia está asentada sobre un antiguo oratorio edificado en 1700. Guarda platería y hermosos tesoros de la época colonial, entre ellos un Cristo articulado de la escuela cuzqueña y una Inmaculada de la escuela limeña.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia