El vocero presidencial Iván Pavlovsky es el encargado de organizar el ritual de fútbol semanal que congrega al presidente Mauricio Macri, ministros y funcionarios más cercanos en la cuidada cancha de futbol de la residencia de Olivos.
Una costumbre que nadie se quiere perder, y que incluye la previa, el partido en sí y el asado posterior. Un espacio en el que se habla de lo que pasó en la cancha, pero también de gestión y en el que cada gesto tiene su lectura en clave política.
Desde hace casi un año, Pavlovsky es el encargado de armar los partidos de los miércoles. Lo ayuda el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, siempre atento a los pedidos del Presidente y del jefe de Gabinete Marcos Peña. 'Casi siempre jugamos los mismos, pero si Mauricio quiere que juegue alguien en particular, se le hace lugar. Y lo mismo con Marcos, aunque se mete menos', cuenta uno de los habitués.
El tenista Gastón Gaudio y el ex futbolista Diego Latorre tienen vía libre para ponerse los cortos y entrar a la cancha, al igual que algún gobernador amigo, como Ricardo Colombi (Corrientes) y Alfredo Cornejo (Mendoza). A pesar de sus limitaciones, ningún funcionario se toma en broma el compromiso.
Todo empieza alrededor de las 19.45, cuando los primeros funcionarios comienzan a llegar, la mayoría dejando la Casa Rosada casi vacía y en penumbras. Se reparten las camisetas, de la selección argentina, para los dos equipos: la celeste y blanca para Gobierno, y la suplente, enteramente de azul, para ministros y funcionarios con despacho fuera de Balcarce 50.
El equipo
Organizador y arquero, Pavlovsky forma parte del equipo del Presidente, al igual que De Andreis y Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, que comparte la defensa con el secretario de Medios, Jorge Grecco, y su par de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo. Diego Santilli acompaña en el mediocampo a Frigerio y Peña, con De Andreis como carta ofensiva al lado de Macri, a quien todos definen como 'un tipo con buena pegada y distribución, aunque con movilidad reducida' luego de las operaciones de rodilla a las que fue sometido este año. 'Es un equipo homogéneo, tienen la ventaja de conocerse', cuenta un asiduo concurrente.
Del otro lado, el arquero es el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y lo cuidan el funcionario de Culto Alfredo 'Frechu' Abriani y el número dos del Ministerio de Justicia, Santiago Otamendi. El ministro Germán Garavano lo intentó, pero 'el futbol no es lo suyo', lo definió sin piedad un compañero del Gobierno. Hernán Iglesias, del equipo de comunicación de Peña, juega 'prestado' para este equipo, que también integran el radical Lucas Llach y el vocero de Susana Malcorra, Matías Crotto. Delanteros picantes son el titular del Banco Nación, Carlos Melconian, y el legislador Francisco Quintana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


cristian arias
cristian arias · Hace 28 días

Que mas pueden hacer ademas de endedudarse hasta las bolas


Se está leyendo ahora