Solo en cuatro horas del operativo que realizaron agentes de la Dirección Municipal de Tránsito lograron secuestrar 250 motocicletas.
Dos fueron los motivos principales: falta de casco del conductor y en la mayoría de los casos del acompañante, además de falta de documentación que avale la propiedad de la moto. La campaña inicial se hizo el miércoles pasado con apoyo de personal policial, los vehículos quedaron resguardados en canchones dispuestos por el municipio y no serán recuperados hasta el pago de la multa respectiva. Desde la comuna se advirtió que esta tarea continuará con controles sorpresivos para promover una actitud responsable.

Poca conciencia y campañas

Los dos últimos trágicos accidentes que se cobraron la vida de dos jóvenes motociclistas en diferentes arterias de Tartagal, uno el viernes 1 y el otro el lunes 5 de este mes, marcaron el punto de inflexión para avanzar con la Tolerancia Cero.
"Veníamos de realizar seis meses de campañas preventivas en los medios locales, hicimos operativos de tránsito permanentes, pero evidentemente nada de eso fue suficiente. A las 6.30 del miércoles comenzamos el control en diferentes puntos de la ciudad y cuatro horas más tarde ya teníamos 250 motocicletas secuestradas. Los conductores estaban muy molestos, pero la única forma de preservar sus vidas y la de sus acompañantes es obligarlos a utilizar el casco", precisó el secretario de Gobierno tartagalense, Franco Hernández.
"Una vez secuestradas, las motocicletas son depositadas en los galpones habilitados por el municipio. A partir de allí, los propietarios deben dirigirse al Tribunal de Faltas y previo pago de $800 recuperarán sus motos siempre que sea la primera vez y acrediten la propiedad. Si son reincidentes, las multas serán mayores", recordó Hernández y agregó que habrá otros atenuantes como presentar el casco al momento de retirar el rodado.

Las concesionarias

En relación a la responsabilidad de los comerciantes que venden motos y ciclomotores, el funcionario municipal explicó que "la Municipalidad de Tartagal adhirió a una ley provincial que establece la obligatoriedad de los comerciantes de vender cada moto con dos cascos, porque ambos se consideran como parte del rodado. Si un comprador a quien no se le hizo entrega de los dos cascos sufre un accidente vial y carece de esa protección porque no se la entregaron, puede accionar judicialmente contra el comerciante, ya que la compra-venta constituye un contrato entre privados. Lo cierto es que no podemos seguir siendo testigos de tragedias y accidentes con consecuencias graves por la falta de conciencia de protección de la propia vida o de los acompañantes de motociclistas".

Las exigencias

En el operativo Tolerancia Cero se exige el casco del conductor, del acompañante y la licencia de conducir. Se busca especialmente evitar que los menores conduzcan. A los chicos que son sorprendidos conduciendo se les secuestrará el rodado y el pago de la multa será aún más elevado. "Otro perjuicio para los infractores será que la restitución demorará varios días por la enorme cantidad de expedientes que tiene el Tribunal de Faltas", cerró el secretario de Gobierno de Tartagal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


William Rojas Veliz
William Rojas Veliz · Hace 4 meses

sin embargo en Tartagal no existen controles permanentes a pesar de lo expresado en este articulo. La realidad demuestra falta de controles por parte de la policía de transito, incluso de la policía de la provincia quienes permiten circular a autos sin luces, conductores de motos sin cascos con el agravante de que las mismas no están en condiciones de circular por falta total de luces, delanteras y traseras. Lamentablemente la lista de faltas es interminable. Para finalizar, no esta demás decir que en frente de la propia oficina de transito es natural observar todo tipo de faltas y los oficiales sin reaccionar

William Rojas Veliz
William Rojas Veliz · Hace 4 meses

Sin embargo en Tartagal no existen controles permanentes a pesar de lo expresado en este articulo. La realidad demuestra falta de controles por parte de la policía de transito, incluso de la policía de la provincia quienes permiten circular a autos sin luces, conductores de motos sin cascos con el agravante de que las mismas no están en condiciones de circular por falta total de luces, delanteras y traseras. Lamentablemente la lista de faltas es interminable. Para finalizar, no esta demás decir que en frente de la propia oficina de transito es natural observar todo tipo de faltas y los oficiales sin reaccionar