Un cura murió degollado en una toma de rehenes en una iglesia en una localidad francesa cerca de la ciudad de Rouen en el norte de Francia. Los dos atacantes de la iglesia ubicada en la localidad de Saint-Etienne-du-Rouvray fueron "neutralizados", según informó el ministerio del Interior francés.
El presidente francés, François Hollande, y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, se dirigían al lugar de los hechos. Hay un gran despliegue de seguridad en la zona. Las autoridades movilizaron investigadores antiterroristas. Se escucharon al menos una decena de disparos de armas de fuego, pese a que se cree que los secuestradores iban armados con cuchillos.
El vocero del Ministerio francés del Interior, Pierre-Henry Brandet, confirmó la muerte de los secuestradores. Estos fueron abatidos cuando intentaban salir de la iglesia, por agentes del cuerpo de élite de la Brigada de Investigación e Intervención (BRI) de la Policía que acudieron al lugar.
Esta toma de rehenes se produce en un contexto de alta tensión en Francia, doce días después del atentado en Niza (sureste) que dejó 84 muertos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora