Los especialistas ganaron terreno en el arte de la degustación, ya no se trata de consumir lo que nos gusta, sino saber cómo involucrar nuestros cinco sentidos en esa experiencia. Tomar un malbec con el maridaje más adecuado, saborear la Scotch Ale con más cuerpo, o probar el café más exótico del mercado son tareas que nos proponen los sommeliers para experimentar las infinitas posibilidades del mundo gourmet. También marcan tendencia dentro del ritual del té, porque son los propulsores de que se abran más casas y tiendas que acercan a una tradición milenaria, pero con un toque occidental que va mucho más allá del 5 o''clock tea: el té se puede disfrutar a toda hora, es cuestión de aprender a hacerlo.
Un referente en la difusión de sus propiedades y sabores es El Club del Té. Victoria Bisogno, presidenta y fundadora, cuenta que dejó su trabajo como ingeniera para seguir su vocación que se remonta a su infancia junto a una abuela francesa, cuando la ceremonia del té era una buena excusa para compartir un tiempo juntas. Con un alto contenido de flavonoides, el té, que proviene de la planta Camellia Sinensis, constituye un antioxidante natural que protege al organismo y retarda el daño celular de nuestro cuerpo. También ayuda a eliminar la retención de líquidos y previene las enfermedades de la sangre, reduce el colesterol y la presión sanguínea. Y ayuda a quemar las grasas y desintoxicar. Claro que hay que poner un poco de voluntad para acompañar su consumo con un estilo de vida saludable. Pero existen otros factores para elegir tomar un buen té. Además de los jugos y smoothies, una opción para acompañar una dieta detox son algunas variedades de té con mayor proporción de antioxidantes y diuréticos naturales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia