Una fuerte tormenta de viento y lluvia, con un espectacular tornado incluido, ha azotado este domingo la región del Lacio, en Italia, y ha causado la muerte de dos personas, varios heridos e importantes destrozos materiales en distintos municipios, entre ellos la capital del país, Roma. Un vídeo difundido en las redes sociales ha captado el momento en que un tornado pasaba por las localidades de Cesano y Ladispoli, al norte de Roma.
Una de las víctimas del temporal es un hombre de 74 años que murió después de que un árbol cayera sobre el coche en el que se encontraba en la localidad de Cesano, al norte de Roma. La segunda víctima mortal es un joven de 25 años al que le impactó la cornisa de una iglesia en el municipio de Ladispoli, en el litoral romano.
Los municipios de Ladispoli, Morlupo, Bracciano y Roma han sido los más afectados por la tormenta, con inundaciones y caída de árboles. Distintos medios italianos han asegurado que se han registrado una decena de heridos, como es el caso de dos personas que resultaron heridas levemente después de que el viento rompiera el cristal de una ventana en el restaurante de Cerveteri en el que se encontraban.
El cuerpo de bomberos ha informado en Twitter de que ha llevado a cabo 200 intervenciones para asegurar distintas zonas por la caída de cornisas, tejas y árboles en la región azotada por el temporal.
En Roma se ha vivido una tormenta eléctrica acompañada por una intensa lluvia y un fuerte vendaval. La alcaldesa, Virginia Raggi, ha señalado que el viento ha derribado unos setenta árboles e inundado algunos pasos subterráneos.
Protección Civil ha decretado para este lunes la alerta naranja (la segunda en gravedad de su clasificación) en las regiones de Emilia Romagna, Toscana, Abruzos, Molise y Campania. En la capital de la Toscana, Florencia (centro), la crecida del río Arno, en algunos puntos por encima de los cinco metros, provocó el cierre del puente Amerigo Vespucci.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 1 mes

Con sus conventos que no son conventos; con sus monjitas que no son monjitas y con sus curas pedófilos que sí son pedófilos, el tornado mayor se viene produciendo desde hace mucho sobre el Vaticano, limitándose el jefe del citado Estado al reparto de bendiciones y rosaritos.


Se está leyendo ahora