El 19 de noviembre efectivos del Servicio Penitenciario de villa Las Rosas requisaron la celda de Marcelo Alejandro Torrico, en el pabellón "M", y secuestraron un celular Samsung Galaxy. Tras la requisa, el interno interpuso una medida judicial para que dichas prácticas no se lleven a cabo. La Justicia salteña negó el pedido y ayer volvieron a revisar su celda donde hallaron un segundo celular de la misma marca.
Desde que ingresó al penal de villa Las Rosas, hace más de 16 años, Torrico nunca dejó de hacer de las suyas. De distintas maneras se las arregló para manipular al personal penitenciario en pos de conseguir sus beneficios. A tal punto, que en el 2005 logró fugarse de la Unidad Carcelaria número 1, junto con otro interno, con la complicidad por aquél entonces de guardiacárceles.
Estas acciones en más de una oportunidad dejaron en evidencia las fallas en el Servicio Penitenciario y a varios celadores o guardiacárceles comprometidos. En esta última fechoría, Torrico hizo que dos celadores queden en disponibilidad, guardias que luego de la investigación que se abrió podrían ser dados de baja.
Actúan en la causa el Juzgado de Garantías 6 y la fiscal penal 3, la doctora Gabriela González.
El segundo hallazgo
Luego de que Torrico presentara ante el juzgado un recurso de hábeas corpus para que sus pertenencias en la celda del pabellón "M", no sean requisadas, sobre todo un mueble que posee allí, ayer el vocal II de la Sala III del Tribunal de Impugnación, Eduardo Barrionuevo, no hizo lugar al pedido del interno y de inmediato se ordenó que la requisa siguiese su curso.
Los agentes penitenciarios siguieron con las tareas de rigor en la celda de Torrico y muy bien escondido, en el interior de un mueble, encontraron el segundo teléfono celular marca Samsung del criminal. Elemento que se sumará a la causa que abrió una investigación desde que hallaron el primer aparato. ¿Quién los compró? Es uno de los interrogantes a dilucidar por la Justicia.
Torrico cumple pena de reclusión perpetua por violación, homicidio calificado por la alevosía criminis causae, retención indebida, hurto simple y hurto calificado y coautor de homicidio calificado por alevosía criminis causae y resistencia a la autoridad, todo en concurso real.

Amenazas de muerte a un periodista
Minutos después de informar sobre el segundo celular secuestrado a Torrico, un periodista contó que llegó una amenaza a Radio Vos desde el penal de villa Las Rosas."Decile al gil que deje de hablar porque la tortilla se va a dar vuelta y terminará quemado como su mujer y sus dos hijos". Ante las amenazas de muerte, el periodista señaló que hoy hará la denuncia en la comisaría primera, mientras decidió poner seguridad privada en la radio y junto a su familia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...