El C-HR es un pequeño SUV. Con este modelo Toyota persigue un doble objetivo: tener presencia en el segmento de los crossover urbanos y competir con el Nissan Qashqai.
Sus 4,35 metros de largo lo colocan en el segmento de SUV más grandes. Allí donde compiten un Honda HR-V o un Mazda CX-3.
El diseño del CH-R es el resultado de la cooperación con centros de diseño de tres continentes, dirigido todo por el jefe de Diseño, Kazuhiko Isawa.
Su sistema mecánico es híbrido de última generación, gracias al cual reduce las emisiones de CO2 por debajo de los 90 g/km. Ofrecerá entre 120 y 150 CV.
En cuanto a los sistemas de seguridad y de ayuda a la conducción, el nuevo Toyota CH-R contará con las últimas tecnologías de la marca: Toyota Safety Sense vendrá de serie (y en el C-HR viene con sistema Pre-Collision), alerta de salida de carril - camino, ayuda con luces de carretera automáticas, así como la detección de peatones y control de crucero.

Alto rendimiento
El nuevo crossover podría contar con una versión de alto rendimiento que le costó bastente caro al Nissan Juke Nismo.
C-HR no es un prototipo sino toda una innovación que cambia el concepto del auto de hoy. Sus ingredientes, perfil de coupé, presencia imponente y habitáculo elevado, se combinan para crear una raza de vehículo completamente nueva.
Como una piedra preciosa tallada con precisión, la carrocería crossover de cinco puertas y estilo cupé del Toyota C-HR busca captar la atención. Su presencia atlética se complementa con unos marcados pliegues faceteados y un esbelto habitáculo. La combinación de los elegantes faros frontales LED, la rejilla con patrón de diamante y los característicos faros traseros en forma de boomerang con guías de luz LED completan la nueva y luminosa imagen.
Cómodo
El acogedor interior presenta una gran calidad, a la altura del exterior. El cómodo ambiente ofrece espacio de sobra como para acoger a cinco adultos y, con su habitáculo elevado, una visibilidad dominante y total de la ruta. El salpicadero fluido, agradable al tacto y orientado al conductor, combinado con los envolventes asientos, le dan un control total al conductor.
Con la pantalla táctil central de 8 pulgadas se puede interactuar a la altura de los ojos con el más reciente sistema multimedia Toyota Touch® 2, mientras que el climatizador automático y la cálida iluminación ambiental incluidos los portavasos se suman a la sensación de lujo. En interior también cuenta con sorprendentes influencias del diseño de diamante, que complementan el estilo exterior del Toyota C-HR. El C-HR está pensado para personas que aspiran a aprovechar la vida al máximo y esperan que su vehículo les siga el ritmo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia