Pedro Serrudo, con más de tres décadas como dirigente municipal, quiso paralizar la gestión del intendente Gustavo Sáenz a 25 días de su asunción. Sonó a bravuconada, especialmente si se analizan los argumentos sobre los que intentó fundamentarla. "Los motivos son la falta de diálogo del intendente para tratar temas que inquietan a los trabajadores como la violencia laboral, la finalización de contratos de los AP, finalización de los contratos "tramos de transición'' y la falta de respuestas a las notas elevadas al jefe comunal sobre esos temas, entre otros, que implica una falta de cumplimiento al convenio colectivo", dijo.
Tan endeble fue la convocatoria que el ministro de Trabajo, Eduardo Costello, no encontró otra opción que dictar la conciliación obligatoria a través de la resolución N§ 3.395, de ayer.
De esta manera, no habrá prolongación gremial del feriado y la intendencia informó que "quedó asegurado el normal funcionamiento de las actividades que se desarrollan diariamente en el Centro Cívico Municipal".
Poco antes, el secretario de Gobierno, Luis María García Salado, había cuestionado a Serrudo. "Hace un par de semanas que asumió el intendente, que está haciendo gestiones todo el tiempo, en Buenos Aires, buscando fondos para atender las necesidades de la ciudad", dijo, y agregó: "Si Serrudo quiere demostrar su fuerza dirigencial, no es la manera".
La personalización de la medida que hizo García Salado obedece a que Serrudo, con la bendición de Miguel Isa, consiguió que el exministro kirchnerista Carlos Tomada homologara un convenio colectivo que favorece a la Unión de Trabajadores Municipales en desmedro de los otros gremios municipales.
Por un lado, el municipio aporta a esa organización el equivalente al 1% del sueldo bruto de cada trabajador y, además, queda habilitado para descontarle el 1,5% a cada empleado no afiliado para destinarlo al gremio de Serrudo. Es lo que se llama "contribución solidaria" o "aporte solidario".
Tal solidaridad con Serrudo nunca fue celebrada por los aportantes, pero el dirigente insiste en aplicarla.
El convenio diseñado por Serrudo, Isa y Tomada fue impugnado por "discriminatorio" por la Asociación de Empleados Municipales de Salta. En octubre pasado, se agudizó el conflicto con los nueve gremios de la Intergremial municipal, cuyos afiliados deben aportar a un gremio al que no pertenecen, el de Serrudo.
Prórroga de contratos
El intendente Gustavo Sáenz prorrogó por decreto hasta el 31 de enero los contratos del personal de agrupamiento político (AP). La Secretaría de Modernización evaluará caso por caso. En el mismo sentido, se decretó la no modificación de haberes de los cargos titularizados, incluyendo los diferentes adicionales.

Atención al público de 8 a 20
Desde el 1 de marzo, las oficinas, dependencias y organismos descentralizados del municipio capital atenderán al público en horario corrido, de 8 a 20. El objetivo es brindar a los vecinos mayor comodidad para realizar trámites. Lo decretó el intendente Gustavo Sáenz al aplicar el programa de atención continua al ciudadano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora