La salteña Eliana Morales resultó ganadora de la categoría Torta de Bodas con su trabajo artístico "Llama de amor en Salta Argentina", en el 147° Salón de Arte Culinario de la Société Culinaire Philanthropique, que se realizó el 8 de este mes en Nueva York (EEUU). Para dimensionar la distinción de nuestra coterránea hay que citar que desde sus 150 años de conformación la Société es una autoridad internacional en los rubros pastelería y repostería. Además, entre sus 400 miembros se encuentran muchos de los chefs más famosos de Estados Unidos.
Ayer en diálogo con El Tribuno, Eliana (34) aprovechaba un día frío en Brooklyn, donde reside desde 2008, para probar una nueva receta de alfajores. Aún con la emoción latente por el reconocimiento obtenido, su voz y su ánimo sonaban tan cálidos como esa flama vehemente a la que alude en su "fruto artístico". "Con mi cake traté de expresar las tradiciones y la cultura de la provincia que amo, respeto y valoro: 'Salta, la Linda'", definió. En su premiado pastel de cuatro pisos no hay crema en el exterior. El aguayo, las llamas, los apliques de madera de cardón y las flores de esta planta, también el metal de alpaca, son productos del fondant. Los mapas de Salta y de Argentina, la pelota de fútbol, el mate cebado, el cactus y las vasijas de barro -impresas en monedas plateadas y distribuidas en dos zonas que simulan un cielo- son portadoras de un modo de vida y costumbres del que Eliana quiere ser embajadora en el mundo. Y resulta una delicia escucharla contando el porqué detrás de cada símbolo que compone su diseño armónico, con la nostalgia y la perspectiva de su Salta que le surgieron al estar lejos del pago.
La descripción
"El aguayo, con sus colores tan alegres, simboliza el esfuerzo y el trabajo del pueblo, y de su mano me vino la idea de las bobinas de lana (en forma de esferas con diferentes tamaños), entre medio de las flores y esparcidas por el cake", describió. Añadió que con trazos verticales de fondant blanco, sobre un celeste profundo, simuló las montañas y el cielo.
"Los cardones y la belleza de sus flores conectan estos elementos. Fui trabajando cada una de las maderas con diferentes cortes para lograr su textura y color característicos", continuó. Como se trata de un pastel de boda también en el conjunto existen alusiones románticas. "Durante mucho tiempo hablar de los sentimientos a la persona querida era un tabú, así que lo decían con flores. Por sus características, las plantas de cactus son el símbolo perfecto de la resistencia. Darle un cactus a la persona por quien tenés sentimientos fuertes significa que es un amor capaz de resistir en las buenas y malas", sintetizó. Agregó que cada flor de cardón está compuesta por 30 pétalos y que para crearlos y darles movimiento se apoyó en fotos de fotógrafos naturalistas. Destacó que el cactus llega a la madurez reproductiva entre los 40 y 50 años, pero sus flores duran unos pocos días y al secarse dan paso a la fruta del cardón: la pascana. Esta, a su vez, genera miles de semillas que darán origen a la siguiente generación de cardones. Igual que el matrimonio, una unión cíclica que conecta generaciones humanas. Por último, la pareja de novios, tradicional en las tortas de boda, fue representada por Eliana en un par de llamas.
El fondant, una técnica clave
La torta de bodas es el elemento más emblemático de los enlaces matrimoniales. Aunque tradicionalmente primaban en su decoración las cremas sutiles y los merengues esponjosos en tonos blanco o marfil, las tendencias actuales la embargaron con otras técnicas, colores y sabores. Entre los flamantes estilos cada vez cobra mayor protagonismo el fondant. Este recubrimiento, compuesto por agua y azúcar, es de factura compleja por dos razones. El pastelero debe hallar la combinación y la consistencia para que sepa bien y se deshaga en el paladar. También la pericia para complementarlo con los sabores internos del pastel.
"El desafío más grande de la competición fue llegar a transmitir nuestra cultura, utilizando y descubriendo técnicas para ejecutar cada elemento del cake, desde las texturas del cardón hasta elegir cuidadosamente cada color del fondant, porque al final todo debía armonizar", relató Eliana Morales, quien con su diseño les ganó a otros quince concursantes.
Eliana Morales quiere ser una embajadora de Salta
Pasados unos días del evento, Eliana Morales, repasando las imágenes que había tomado, se percató de que había captado a una familia de japoneses turnándose para sacarse una foto con la torta. "Fue muy gracioso verlos. Otros se paraban en frente del cake, atraídos por los colores, así que yo aprovechaba para ir explicándoles el significado de cada decoración, algo así como un pequeño tour cultural", contó. Eliana vive en Nueva York desde 2008. Antes de ella se radicaron en EEUU sus hermanos María Eugenia (43), Sergio (39), Diego (36) y Tania (29). También sus padres, Lala y Eugenio Morales, y su novio, Diego Manjarres (39). "Con ellos siempre decimos que hay más riquezas en Salta que el mundo aún no ha tenido el privilegio de conocer, por eso sea donde nos encontremos los salteños debemos darlas a conocer", enunció. Luego expresó que el premio que le otorgó la Société Culinaire Philanthropique será una plataforma para edificar nuevos proyectos.
"Argentina brilló durante los tres días del evento. Entre los productos que estuvieron en competición hubo verdaderas obras de arte argentinas, muchísimo talento en diferentes categorías de cakes, chocolates y panadería", dijo. Eliana actualmente trabaja como decoradora de tortas en una empresa, The Fashion Chef, que abastece de servicios gastronómicos a sus clientes. Y el galardón de la Société también constituye un impulso para difundir un proyecto personal: Chiki New York, su línea de gastronomía regional. "Las estrellas iniciales van a ser los alfajores de maizena, a los que estuvimos poniendo a prueba y tuvieron una gran aceptación en gente americana, hispana y japonesa que reside en Estados Unidos", relató. Ella intenta elaborar platos salteños, aunque los ingredientes que consiga -o no- les den otro sabor.
"Acá es difícil encontrar para hacer pastelería argentina. Tuve que cambiar muchas recetas que había aprendido allá porque todo influye: la harina, los huevos...", comentó, mientras experimenta con alfajores que prometen fidelizar el paladar de niños, jóvenes y adultos estadounidenses. "Según mis hermanos, comerlos es viajar en el tiempo a nuestra niñez pasada en Argentina", bromeó.
Su última reflexión la dedicó a estas páginas: "Leía en El Tribuno sobre aquellos que se encuentran Lejos del pago así como también quienes desde Salta -como ser Roxana Liendro- están creciendo y llevando nuestra cultura a ser reconocida internacionalmente. Por eso este premio se los dedico a mi familia y mi Salta".
La Société Culinaire Philanthropique
Es la asociación más antigua de chefs de Estados Unidos. Se fundó en 1865 y tiene más de 400 miembros. Ellos son los responsables de la organización del Salón de Arte Culinario, un evento anual que inicialmente promocionó la cocina francesa en Estados Unidos, pero que hoy abrió las puertas a la culinaria del mundo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia