Dos exsecretarios de Transporte fueron condenados el martes a ocho y seis años de prisión por un trágico accidente de tren ocurrido en febrero de 2012 que causó 51 víctimas fatales y 789 heridos.
Los tres miembros del tribunal oral en lo Criminal Federal N 2 de esta capital resolvieron por unanimidad sentenciar a ocho años de prisión a Juan Pablo Schiavi por los delitos de defraudación contra la administración pública y estrago culposo agravado por el número de fallecidos. En tanto, su antecesor en el cargo Ricardo Jaime recibió seis años de prisión por el primer cargo.
El tribunal también condenó a Sergio Cirigliano, dueño de Trenes de Buenos Aires (TBA), la empresa concesionaria del servicio de ferrocarril al momento del siniestro, a nueve años de prisión.
El maquinista Marcos Córdoba, en tanto, recibió una pena de tres años y seis meses de prisión por estrago culposo.
En la mañana del 22 de febrero de 2012 el tren que conducía Córdoba, atestado de pasajeros que viajaban desde los suburbios del oeste de Buenos Aires rumbo a sus trabajos en la capital, ingresó a la estación de Once y chocó contra el paragolpes del andén.
El accidente, uno de los más graves en la historia de Argentina, puso en el tapete las deficiencias del servicio de ferrocarriles privatizado en la década de 1990 y la falta de controles por parte del Estado, pese al desembolso de millones de dólares al año en calidad de subsidios para mantener las tarifas baratas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...