Quebrados por el dolor al revivir todo lo ocurrido aquel fatídico 19 de enero de 2014, pero con pasos firmes. Así entraron a la Sala de Grandes Juicios a declarar ante los jueces Ángel Longarte, Bernardo Ruiz y María Victoria Montoya.
"Quiero que se haga justicia", fue lo primero que dijo Oscar Alfredo Jurado (52), padre de los hermanos Ana Belén (23) y Juan Cruz (20), quienes fallecieron en el siniestro.
"Ese día yo estaba con mi señora en un asado en la casa de mi cuñada. A punto de comer, recibimos un llamado de mi hijo Gabriel que me dijo: "Papá vinieron a casa a decir que los chicos tuvieron un accidente en Quijano''. Mis sobrinos nos llevaron en su camioneta. En el camino llamamos al celular de Ana y Juan pero no respondían", añadió.
"Nos quemaban los nervios. Antes de llegar a Quijano atendió el celular de mi hijo Paola Aramayo, su novia. Nos pidió que vayamos al hospital de Quijano", expresó.
"Cruzamos cuatro ambulancias. Mi cuerpo comenzó a temblar. Bajamos de la camioneta, entramos a un consultorio y Juan Cruz estaba en el piso, arriba de una tabla. No respondía. Tenía la cabeza vendada", se lamentó Oscar Jurado y en segundos estalló en llanto conmoviendo a toda la sala. Prácticamente todos los asistentes al juicio lloraron junto a él.
"Salimos afuera. Luego mi esposa se descompensó. Tenía 23 de presión. Tuvieron que medicarla. Todavía no sabíamos nada de mi hija, hasta que vino el médico a decirme que tenía otra mala noticia: "Ana Belén también falleció'', me dijo. Mi mujer ya estaba medicada y con un psicólogo tenían que decírselo", contó.
"Luego preguntamos por la bebé, mi nieta, y nos informaron que la habían llevado al hospital Materno Infantil. Tenía lesiones. Hay cosas que no recuerdo. Nunca llegamos al camping. Me pedían el DNI de mi hijo para trasladarlo a la morgue. A Ana Belén nunca llegué a verla", relató con lágrimas en sus ojos.
Ambar Valentina, la beba de un año, hija de Ana Belén Jurado, permaneció 10 días internada en estado delicado. "Después de los sepelios de mis hijos fuimos al hospital Materno. Mi nietita seguía en terapia, donde el acceso era restringido", manifestó.
"Ya no tengo mi dedito"
Al ser consultado por la situación actual de la beba y las secuelas que padece, Oscar Jurado explicó que comparten la tenencia con el padre y que ella sufrió la amputación de la primera falange de su dedo pulgar derecho. Además, tiene una cicatriz de gran tamaño en la cabeza
"Nos sorprenden muchas cosas. Ambar no se separaba de su mamá. Sabe que ella no está. Es una niña tranquila. Una vez mi señora se puso la ropa de mi hija y Ambar sabía que esa ropa era de su mamá. Un día otra de mis nietas le preguntó: "¿Qué te pasó en el dedo?'' y Ambar le contestó, "un auto vino así, por arriba y ya no tengo el dedito'', pero la secuela más grave en mi nieta es no tener a su mamá por el resto de su vida", contó.
El hombre aseguró que existe un antes y un después desde la tragedia. "Nos cambió la vida para siempre. Es terrible. Los extrañamos. Vemos sus cosas y ellos no están. En las fechas como Navidad, Año Nuevo, los espacios en la mesa están vacíos. Tratamos de recordarlos de la mejor manera. Juan era hiperactivo. Andaba siempre de aquí para allá, con su moto, con su celular. Era amiguero. Hasta se hacía amigo de los padres de sus amigos. Ana Belén vivía pendiente exclusivamente de la bebé, de su crecimiento. Yo la abrazaba y tenía una hermosa sonrisa. Los dos eran muy unidos", expresó.
Seguidamente, Oscar Jurado exclamó a gritos: "­Por favor Dios! ¿Por qué pasó todo esto? La sonrisa de mi hija ¿Por qué? ¿Por qué tuvieron que sufrir estas muertes violentas? ­No las merecían!", finalizó y casi todos los presentes en la sala volvieron a unirse a su llanto.
La última llamada
Hermelinda Ríos (48), madre de los hermanos Jurado, fue la segunda en prestar declaración testimonial.
"Un rato antes de enterarnos, a las 13.04 yo había hablado con mi hija. Me había dicho que estaban bien, que ella estaba lavando las zapatillas de Ambar porque se las había ensuciado, que estaban por almorzar asado y que mi hijo se la había llevado a Ambar a caminar. Cuando le pregunté a qué hora volverían a casa me dijo que todavía no había hablado con su hermano sobre eso. Yo les dije que volvieran temprano, por el tráfico", relató la mujer.
"Después de la tragedia yo no podía dormir. Me la pasaba sentada en el comedor, esperando, como si mi hijo volvería. Siempre que él volvía a casa yo le decía "anda a dormir'' y él me contestaba: "Mami, estoy bien. ¿Qué sería de mi vida sin vos?''. Yo siempre espiaba a mis hijos cuando dormían. Hoy tengo que ver sus camas vacías. Está toda desolada nuestra casa", añadió entre sollozos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 8 meses

Ojala que no quede en libertad este hdmp, porque la " justicia salteña" es bastante flojita y en la mayoria , si no es total, de estos casos siempre terminan en libertad.

anonimo ...
anonimo ... · Hace 8 meses

en serio es necesario tantos dias de juicio para darle cadena perpetua a ese maldito asesino? de por si ya pasaron mas de dos años en los que se espera que se haga justicia, cuando desde ese mismo dia del asesinato (porque no fue un accidente, fue un homicidio) deberia haberse dado la condena a ese tipo de mierda.

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 8 meses

es un SICARIO........UN ASESINO .....CUAL ES LA DIFERENCIA ENTRE UNO Y OTRO.....??????...PERPETUA ......PERPETUA ......UNA VEZ POR TODA LA VEDETTE SALTEÑA......LA JUSTICIA TIENE QUE DAR UN ESCARMIENTO PARA QUE SIRVE DE PRECEDENTE PARA OTROS IRRESPONSABLES QUE DESPRECIAN LA VIDA.........AUN ASI NO REPARARAN LAS PERDIDAS DE LOS SERES QUERIDO..............PERPETUA.....!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! MIS CONDOLENCIA A LAS FAMILIAS..........


Se está leyendo ahora