Tras cinco días internados, finalmente tres ciudadanos bolivianos pudieron ser indagados por la Justicia Federal tras intentar ingresar a nuestro país transportando en el estómago más de 150 pilas de cocaína.
Gendarmería Nacional incautó 2 kilogramos de cocaína que llevaban los denominados "mulas". Gendarmes del Escuadrón 53 debieron finalizar con las actuaciones que les demandó cinco días de espera en un hospital de Palpalá.
Los traficantes se descompensaron en Purmamarca, en un colectivo de larga distancia que tenía al parecer destino la provincia de Salta.
Además, los ciudadanos bolivianos no tenían constancias de ingreso legal al país.
La consistencia y lo abultado de la zona abdominal de los jóvenes hizo sospechar que se encontraban ante un posible transporte de estupefacientes, que se realiza mediante la ingesta de cápsulas de cocaína cubiertas por material sintético para poder ser transportada dentro del aparato digestivo. Esta es una de las modalidades de tráfico de mayor riesgo para la persona que lo realiza, muchas veces con consecuencias fatales.
Los exámenes radiológicos confirmaron que transportaban cada uno 50, 49 y 52 cápsulas, arrojando un peso de 2 kilogramos de cocaína de máxima pureza.
Los tres involucrados aún continúan internados, a pesar de que ya evacuaron la mortal carga de cocaína.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora