"Al fin... al fin!". Las palabras de Roxana Belbruno, la mamá de Sabrina Berton, sonaron con satisfacción, como la sensación última después de haber realizado un largo y sinuoso camino. Ayer, después de ocho años de que fuera asesinada su hija, fue detenida Aldana Leyseca, condenada a ocho años de prisión por ese homicidio.
"Me da mucha satisfacción porque era lo que perseguí desde siempre, porque critiqué el absurdo de que alguien con dos fallos condenatorios siguiera en libertad", añadió.
Palabra cumplida
La mamá reconoció que hubo momentos en estos años "en los que pensé que nunca iba a ver justicia. De haber continuado este absurdo, de esperar que la sentencia quede firme hasta en el fuero federal, temí que la causa prescribiera y que yo iba a morir sin haberle cumplido la palabra a mi hija de que la persona que le quitó la vida reciba el castigo que merece", afirmó.
El 14 de mayo de 2008, Sabrina y Aldana caminaban en una columna de hinchas de Central Norte, en la esquina de Belgrano y 25 de Mayo. Iban a la cancha de Gimnasia y Tiro a ver un partido entre ambos equipos. Pero en medio del revuelo de los hinchas apareció un arma que Aldana Leyseca disparó contra Sabrina. La joven falleció minutos después.
El 2 de septiembre de 2015, después de siete años y medio, Leyseca fue condenada a 8 años de prisión por la Sala V del Tribunal de Juicio, pero le dieron la libertad hasta que el fallo quedara firme. El 28 de abril pasado la sala III del Tribunal de Impugnación confirmó la condena, pero volvió a dejarla libre por igual motivo. Esa decisión indignó a la familia de Sabrina y generó un gran revuelo en el Ministerio Público y en la Justicia, tanto que el Tribunal de Impugnación devolvió el miércoles la causa al Tribunal de Juicio y este le puso fin a la impunidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...