"Todo tiene límite, no podemos entender que a pocas horas de que el tribunal se expida en la causa Javier Trogliero haya habido toda una movida de parte de personas que no sabemos qué objetivos persiguen, tendientes a presionar sobre la Justicia y a lesionarnos como familia", dijo el médico Mario Del Barco a El Tribuno, horas después de que los jueces decidieran pasar a cuarto intermedio para decidir sobre la suerte de los tres imputados en la causa, uno por homicidio simple y los otros dos por encubrimiento agravado.
Mario Del Barco, prestigioso profesional ligado a salud pública, dijo que tiene absoluta confianza en el tribunal y que más allá de sus obligaciones la familia se hizo tiempo para asistir a cada una de las audiencias de debate.
"Como padre y como profesional de la salud he dedicado mi vida para defender la vida, por lo que durante todo este tiempo le pregunté a mi hijo todo y cada uno de los detalles de la fatal madrugada del 1 de julio de 2013", afirmó.
"Estoy convencido, y sin lesionar a nadie, que lo que ocurrió fue una verdadera tragedia entre amigos. Ese hecho no tiene vuelta atrás, pero la verdad sobre los acontecimientos debe primar sobre los deseos de revancha u otras cuestiones. Nosotros y yo, particularmente, he respetado el dolor de la madre de Javier. Le he tolerado todo y cuanto dijo sobre el asunto, pero también debo recordarle a la sociedad salteña que existen límites", remarcó.
Durante mucho tiempo "fuimos víctimas de pintadas, pegatinas, amenazas y todo tipo de agresiones cuando en todo ese tiempo hicimos lo imposible por colaborar con la verdad. Hoy les recuerdo que la sociedad no necesita de discursos morales cuando estos están montados sobre la mentira", reflexionó.
Mario Del Barco recordó que "muchas de las cosas que se dijeron en su momento no pudieron ser sostenidas en el debate".
"Hubo un rumor acerca de que el caso estaba "arreglado'', también de que había un acuerdo de silencio. Eso es inadmisible. Cómo puede haber ese pacto si cuando esto ocurrió todos los participantes estaban ebrios; la Policía llegó al instante y poco después todos se hallaban detenidos e incomunicados", afirmó.
Prueba de esto es que "a las pocas horas de producido el suceso, a mi hijo y al señor Guitián le cambiaron la carátula de homicidio simple a encubrimiento agravado, con la que llegó a juicio".
"Las pruebas colectadas por la policía y el CIF así lo ameritaban, y así lo entendimos nosotros que esperamos la elevación a juicio para que la Justicia sea la que determine el grado de culpas de cada uno de los imputados y no como alguien pretende de que sea el público el que condene o no a los acusados", añadió.
Así es que con más de 40 años en salud pública "hoy descubro que hasta yo y los otros integrantes de mi familia somos los verdaderos culpables, eso también es inadmisible. Jamás contestamos agresiones ni pretendimos manipular la causa, pero en las últimas horas vimos con asombro e indignación que se pretende manipular la opinión pública", dijo.
Para Del Barco, "muchas de estas conductas son acusatorias y para dar ejemplo les informó que tanto mi hijo como Matías Guitián no participaron en el hecho de sangre, porque eso quedó probado pero tampoco lo abandonaron como se pretende hacer creer".
"Mi hijo y Guitián estuvieron en todo momento con la víctima y con el agresor, que lamentablemente pertenecía al mismo grupo de amigos. Fue algo lamentable, dolorosísimo para una madre pero también para nosotros. Hoy, tanto yo como mi esposa y mis hijos queremos la verdad. Deseamos cerrar las heridas y no lastimar a nadie y para eso hay que dejar trabajar a la Justicia, respetar la investidura de los jueces, porque son ellos los que deben juzgar y seguramente lo harán en base de la solidez de las pruebas, fallo que acataremos con serenidad", finalizó.
juicio.jpg
La audiencia de ayer paso a cuarto intermedio.
La audiencia de ayer paso a cuarto intermedio.

No agravarán la acusación

La jornada de alegatos y veredicto que se estipulaba ayer para el juicio por el homicidio de Javier Trogliero dio un giro de 360 grados.
En primera instancia declaró la licenciada en psicología Andrea Bellini, quien realizó un informe sobre el imputado y detenido por homicidio simple, Juan Carlos Gómez Paz.
“Tiene una personalidad neurótica, con aspectos narcisistas y componentes arcaicos de agresividad”, sostuvo Bellini.
Luego, el fiscal Rodrigo Miralpeix solicitó ampliar la acusación penal para Mario Ariel Del Barco y Matías Guitián, imputándoles el delito de participación secundaria del homicidio simple cometido por Juan Carlos Gómez Paz.
“Hubo una ayuda, una cooperación del hecho, concomitante. El comportamiento implicó un aporte al homicidio cometido por Gómez Paz. También se cometió una infracción al deber de actuar. Pudiendo brindarle auxilio a la víctima, no lo hicieron inmediatamente”, argumentó Miralpeix.
Tras un cuarto intermedio en el que se analizó el pedido del fiscal, el tribunal presidido por María Victoria Montoya Quiroga e integrado por Bernardo Antonio Ruiz y Pablo Farah declaró inadmisible la solicitud. La jueza Montoya Quiroga dictó un cuarto intermedio hasta mañana, a las 9, cuando se escucharán los alegatos.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...