El glaciar Perito Moreno completó ayer su proceso de ruptura, cuando minutos antes de las 11 se desplomó el puente de hielo que unía al macizo helado con tierra firme en el Lago Argentino, un fenómeno natural que volvió a registrarse después de cuatro años.
El emblemático glaciar argentino se rompió hacia las 10.55 de ayer, entregando en ese modo un espectáculo que suele atraer a miles de argentinos y visitantes de todo el mundo en cercanías de la villa turística de El Calafate, en el extremo sudoeste de la provincia de Santa Cruz.
Sin embargo, el horario en el que se registró el fenómeno y las condiciones climáticas de una jornada típicamente patagónica provocaron que no fueran muchos los espectadores que asistieron a la rotura en el Parque Nacional Los Glaciares.
El proceso comenzó a gestarse el martes pasado cuando comenzó a filtrarse agua por debajo de la mole de hielo allí a orillas del Lago Argentino, donde la última vez que se registró la caída del puente de hielo había sido en octubre de 2012.
Para la ocasión, autoridades de la Secretaría de Turismo local organizó un operativo de seguridad especial para los visitantes, ya que se estimaba que en estos días podían ingresar al menos unas 1.500 personas por día.
El organismo también había dispuesto que medios de prensa audiovisuales de cobertura nacional ocuparan un sector específico de las pasarelas del glaciar para registrar imágenes del momento del fenómeno.
El proceso
El comienzo de la ruptura se desarrolla y evoluciona con estas filtraciones de agua, que luego provocan la caída desde hasta 60 metros de altura de enormes bloques de hielo, con un peso de miles de toneladas.
De las últimas cuatro rupturas, la de este jueves fue la que se produjo con un mayor nivel de agua presionando desde el brazo Rico, que llegó a los 10,50 metros acumulados.
Matilde Oviedo, vocera del parque, explicó que "el glaciar monta sobre la península y no permite que el agua pase".
"Por esta presión de la barrera de hielo, se genera una filtración y la misma fuerza del agua va ampliando la dimensión de la filtración hasta que se genera ese "puente'' que la gente visualiza en la televisión", precisó Oviedo.
El glaciar mide 60 metros de altura, 30 kilómetros de largo, tiene un frente de unos 4,5 km y su superficie es equivalente al territorio de la ciudad de Buenos Aires: 250 kilómetros cuadrados aproximadamente.
Se trata de la tercera concentración de hielo más grande del mundo después de los polos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora