A penas amaneció, la Policía avanzó sobre la cancha del asentamiento en el barrio 17 de Mayo. Aunque se vivieron momentos tensos, el desalojo finalmente fue pacífico. Alrededor del predio se instalaron vallas y afuera quedaron unas cien familias que durante más de 24 horas habían ocupado el lugar.
Mientras los policías custodiaban el terreno, bajo la posesión del Club Federación Argentina, Lorena, una joven de 20 años, esperaba a un costado junto a su pareja y otra familia.
"Necesitamos un terreno, aunque sea un pedacito de cinco por cinco. Vivo con mi mamá, mi marido y mis dos hijos de 10 meses y cuatro años. Siempre hay problemas en mi casa porque somos nueve personas las que vivimos ahí. Necesito estar tranquila con mis chicos", expresó Lorena.
Lola Flores, del barrio Las Costas, también padece en carne propia el hacinamiento. "En mi casa están mis hijos, uno duerme en el lavadero y una de mis nueras está embarazada. El comedor lo tengo dividido, no podemos seguir más en esas condiciones", describió.
Ayer, las familias pedían soluciones a Tierra y Hábitat. Sin embargo, al cierre de esta edición seguían sin respuestas. El operativo de despeje de la cancha estuvo a cargo de 131 policías. En el lugar había carpas, bancas, colchones y otros elementos. Los uniformados se concentraron a las 6 de la mañana y a las 8.10 ingresaron al predio. No hubo demorados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora