El día después en el asentamiento Virgen de Urkupiña encontró a sus habitantes no solo sumidos en la tristeza por el voraz incendio que destruyó tres precarias viviendas, sino por la muerte de un joven que se ahorcó en el rancho donde vivía con su esposa. Ocurrió el domingo a la tarde cuando los bomberos culminaban con la tarea de sofocar el incendio provocado de manera intencional por un vecino que se encontraba bajo los efectos del alcohol y drogas.
"Los vecinos han sido solidarios con nosotros al cedernos un lugarcito en sus casas. Ahora esperamos la solidaridad de la gente para poder construir de nuevo mi vivienda. Hemos perdido todo, nos quedamos con lo puesto" Silvia Elena Vera, damnificada
Por esta situación las 15 familias que viven hacinadas en el acceso al vertedero San Javier hicieron un alto en su sacrificada labor en el basural, donde se provén de mercadería vencida que arrojan los supermercados y de chatarras para vender. "La gente se fue al velorio del chico y nosotras nos quedamos aquí esperando alguna ayudita", expresaron a El Tribuno Zulma Ramona Pérez y Silvia Elena Pérez, dos de las mujeres afectadas por el incendio que arrasó con sus casitas construidas de cartón, madera y cartón.
Desde la piecita que les prestó un amigo ambas observaban impotentes los despojos de sus ranchos, donde los efectos del fuego se mantienen aún latentes con una tenue estela de humo. En el acceso a la destruida casa de Zulma Pérez, una bandera celeste y blanca flamea en un improvisado mástil como una señal patética de que estas familias excluidas del sistema también son argentinos. "Fue lo único que se salvó del incendio. A esta bandera la puso mi hijo porque él siempre dice que se siente un gran argentino", expresó.
La Municipalidad, a través de la Cooperadora, acudió en auxilio de los damnificados con la provisión de camas, colchones, frazadas, ropas y alimentos. "Con esto estamos saliendo del paso, pero vamos a necesitar más ayuda para sobrellevar esta situación", dijo Pérez. Las mujeres quieren construir un nuevo techo y por ello hicieron un llamado a la solidaridad para que les provean chapas y bloques.
"Los vecinos han sido muy generosos con nosotros y nos cedieron un lugarcito, pero no podemos permanecer todo el tiempo aquí y ese es el motivo por el que pedimos que la gente nos ayude", señaló Vera. Las familias también necesitan bidones para acopiar agua y velas para alumbrase, ya que en el asentamiento carecen de los servicios elementales.

Lo hallaron ahorcado

Víctor Romero tenía 25 años. Vivía junto a su esposa a pocos metros de las casas destruidas por el fuego. Los vecinos lo vieron durante los críticos momentos, hasta la llegada de los bomberos. Luego ingresó a su vivienda y se encerró en su habitación. Allí, pasada las 18, su pareja lo encontró colgado de una soga.
Alfredo Bautista lo describió como un muchacho tranquilo y que era uno de los tantos que viven de los despojos del basural. "La verdad, a todos nos sorprendió, no sabemos qué pudo haber pasado", expresó Bautista.
Zulma Pérez señaló que no observó nada extraño en Romero. "Tenía a su esposa embarazada y se veía bien", afirmó. En medio de la incertidumbre, algunos sospechan que el joven pudo haber sufrido un shock depresivo al observar el incendio que tanta preocupación causó a los vecinos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Adriana Saravia Navamuel
Adriana Saravia Navamuel · Hace 1 mes

¿Dónde se hacen llegar las donaciones?


Se está leyendo ahora