La localidad de El Galpón se encuentra cerrada, literalmente, luego de que ayer sufriera las consecuencias de un sismo de 5,9 grados en la escala de Richter, el más fuerte de los últimos años.
Según supo El Tribuno, las autoridades solo dejan ingresar a las personas que pueden comprobar que residen en el lugar.
La medida, que se extendería en principio hasta mañana, fue tomada como precaución para evitar el “turismo de desastre”, además de facilitar las tareas que lleva adelante el personal del Ejército.
Hoy, domingo, los efectivos de las Fuerzas Armadas realizan tareas de limpieza, además de sacan los escombros y evitar nuevos derrumbes.
Tras el temblor de ayer, en el complejo municipal todavía hay cinco familias -unas 21 personas- que se encuentra albergadas y que no pueden regresar a sus casa por peligro de derrumbe.
Mientras que 34 casas está en estado crítico y otras 20 viviendas están para demoler.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora